Trampas simples de la comunicación

Por Robert J. Tamasy

La comunicación, como la definía cuando daba clases de esa materia en la escuela de negocios, es «el intercambio exitoso de significado». Con todos los «avances» en la tecnología de comunicación moderna, parece un gran desafío el lograr eso: comunicarse de manera clara y efectiva. Y más difícil que nunca.

Hace algunas semanas, Henry, uno de mis vecinos, me envió un mensaje a través de redes sociales, diciéndome que él y su familia saldrían de la ciudad durante el fin de semana, y me preguntó si podría estar verificando que no se detuvieran autos desconocidos frente en su casa. Le dije que lo haría.

Una semana más tarde, le envié un mensaje de texto a Henry, diciéndole: «Estuve vigilando tu casa mientras estabas fuera. Nadie se estacionó. Espero que hayan tenido un buen viaje». No tuve respuesta a mi mensaje, pero unos días después volví a escribirle: «Lo siento, no hemos tenido la oportunidad de conectarnos últimamente. Te veo entrar y salir de tu casa, solamente. Espero que pronto podamos conversar». No obtuve respuesta tampoco.

No mucho después, decidí llamar a Henry para informarle que mi esposa y yo íbamos a salir de la ciudad y preguntarle si regresaría el favor de vigilar nuestra casa en nuestra ausencia. Cuando llamé, respondió una voz femenina, pregunté si era Cathy, la esposa de Henry. «No», respondió ella. «¿Quién es usted?», me preguntó. Le expliqué que estaba tratando de llamar a Henry.

«Bueno, este ya no es su teléfono», respondió ella. « Henry cambió de trabajo, y yo le reemplacé, y me quedé con su teléfono de la empresa». Poco después obtuve el número de teléfono correcto de mi vecino, pero al reflexionar sobre los mensajes de texto anteriores que había enviado, me pregunté qué debía haber estado pensando la mujer que los estaba recibiendo: «Estuve vigilando tu casa… espero que hayas tenido un buen viaje». «Te veo entrar y salir de tu casa…». ¿La mujer —a quien no conocía— pensaba que era una especie de acosador?

Me gustaría pensar que este tipo de mensajes confusos son poco comunes, pero sospecho que se están volviendo demasiado frecuentes en esta era digital, cuando enviamos mensajes de texto, correos electrónicos y mensajes a toda prisa casi sin pensar. Esto trae a la mente algunos de los peligros de las comunicaciones descuidadas que se remontan incluso a los tiempos bíblicos:

Hay peligro en hablar mucho y sin cuidado: Lo escuchamos en programas de entrevistas, informes de noticias y en todas partes en las redes sociales: las personas están demasiado ansiosas por hablar y no tan ansiosas por considerar el impacto de lo que están a punto de decir. «Hablar demasiado conduce al pecado. Sé prudente y mantén la boca cerrada» [Proverbios 10:19 NTV].

Hablar demasiado, puede significar no escuchar lo suficiente. Se ha dicho que las personas ya no escuchan lo que otros tienen que decir; solo esperan hasta que la otra persona se calle para poder comenzar a hablar nuevamente. «Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse» [Santiago 1:19 RVR].

Hay demasiadas heridas y pocas palabras de alivio. Con la gran cantidad de comunicación bombardeándonos de todas las maneras posibles, es probable que se inflija daño, ya sea intencional o no. La mayoría de nosotros debemos aprender a estar también «ansiosos» por disculparnos, incluso admitir: «lo siento», cuando se producen errores de comunicación. «Algunas personas hacen comentarios hirientes, pero las palabras del sabio traen alivio» [Proverbios 12:18 NTV].

© 2020. Robert J. Tamasy ha escrito numerosos libros, incluidos los Embajadores del Mercado: el Legado Continuo de Evangelismo y Discipulado del CBMC; Negocios en su máxima expresión: Sabiduría intemporal de Proverbios para el lugar de trabajo de hoy; Legados de penachos; The Heart of Mentoring, en coautoría con David A. Stoddard; y ha editado otros libros. El blog quincenal de Bob es: www.bobtamasy.blogspot.com.

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, Presidente

2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ EE. UU.

TEL .: 520-334-1114 ▪ CORREO ELECTRÓNICO: mmanna@cbmcint.org

Sitio web: www.cbmcint.org Dirija cualquier solicitud o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.