Nunca intentes ser la persona más inteligente del lugar

Por Robert J. Tamasy

Hay un dicho común, particularmente en el mundo de los deportes, que «se gana con la gente». Incluso el mejor entrenador fracasará si no cuenta con jugadores calificados y personal de apoyo. Lo mismo ocurre en el mundo empresarial y profesional. Un visionario sin un equipo de personas que lo ayude a hacer realidad sus ideas es sólo un soñador.

Desafortunadamente, ya sea porque son malos jueces de talento o porque quieren proteger sus propios frágiles egos, algunos ejecutivos de alto rango contratan sólo a personas de capacidades inferiores. Para esos «líderes», eso les da una sensación de protección ante la posibilidad de ser superados  por miembros del personal más dotados, mejor capacitados y educados.

Afortunadamente, no todos los directivos y altos ejecutivos se sienten así. De hecho, Michael Dell, fundador y CEO de Dell Technologies, una de las compañías de infraestructura más grandes del mundo, siente todo lo contrario. Él dijo: «Trate de nunca ser la persona más inteligente en la habitación. Le sugiero que invite a su equipo a personas más inteligentes… o encuentre una habitación diferente».

Eso dice mucho sobre Dell y otros líderes como él. En primer lugar, son lo suficientemente humildes como para no sentirse amenazados por personas que saben más o pueden hacer más de lo que él puede. En segundo lugar, entienden que para el beneficio de la empresa y todos sus intereses, tienen la obligación de presentar el mejor producto posible, y eso requeriría contar con personas en el equipo con experiencia en algunas áreas que ellos no tienen. Y tercero, la verdadera marca de un buen líder no es lograr todo el trabajo solo, sino reclutar a las mejores personas para compartir la carga.

Recuerdo los días en que era editor de una revista. Para mí, algunos de los días más divertidos y emocionantes fueron cuando celebramos reuniones de planificación para cada tema. Tomaríamos los artículos y columnas que habían sido escritos, y luego haríamos una lluvia de ideas sobre títulos, ilustraciones y otros gráficos para darle el mayor atractivo posible al lector.

Aunque tenía algunas opiniones firmes sobre algunas cosas, reconocí que los diseñadores gráficos tendrían mejores conceptos visuales que yo. Trajeron ideas convincentes y creativas que nunca podría haber imaginado. Algunas personas en la sala estaban más orientadas a los detalles que yo, así que notaron cosas que probablemente yo habría dejado pasar. Y otras simplemente ofrecieron perspectivas que yo nunca hubiera considerado. Cuando se produjo e imprimió la revista, quedó claro lo que suele escucharse: «el todo es mayor que la suma de las partes». Las Escrituras tienen mucho que decir sobre esto. Estas son algunas cosas a no olvidar:

Confiar en Dios puede proporcionar la humildad necesaria. Algunos en posiciones de liderazgo pueden temer ser «evidenciados» por otros y perder sus posiciones de autoridad y responsabilidad. Sin embargo, confiar en Dios nos da la confianza para creer que Él ha dirigido a las personas adecuadas en nuestras vidas en el momento adecuado, incluso en el lugar de trabajo. «Así que humíllense ante el gran poder de Dios y, a su debido tiempo, él los levantará con honor» [1 Pedro 5:6 NTV].

Reconocer los dones y contribuciones de otros. Ya sea en una familia, una iglesia o una empresa, todos tienen un papel específico e importante que desempeñar. Incluso partes aparentemente menores son críticas para producir el resultado final deseado. «El cuerpo no está formado por una sola parte, sino por muchas. Si al pie se le ocurriera decir: “Yo no soy del cuerpo, porque no soy mano”, todos sabemos que no por eso dejaría de ser parte del cuerpo. Y si la oreja dijera: “Como yo no soy ojo, no soy del cuerpo”, de todos modos seguiría siendo parte del cuerpo. Si todo el cuerpo fuera ojo, no podríamos oír. Y si todo el cuerpo fuera oído, no podríamos oler. Pero Dios puso cada parte del cuerpo en donde quiso ponerla. Una sola parte del cuerpo no es todo el cuerpo. Y aunque las partes del cuerpo pueden ser muchas, el cuerpo es uno solo» [1 Corintios 12:14-20 TLA].

Cuantas más personas participen, más podemos hacer. Al caminar con Dios en el lugar de trabajo, podemos descubrir que Él puede superar nuestras esperanzas y expectativas, a menudo trabajando a través de otras personas. «Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros» [Efesios 3:20 RVR].

© 2019. Robert J. Tamasy ha escrito Business at Its Best: Timeless Wisdom from Proverbs for Today’s Workplace; Tufting Legacies; fue coautor de David A. Stoddard, The Heart of Mentoring, y editó muchos otros libros, incluido Advancing Through Adversity de Mike Landry. El sitio web de Bob es www.bobtamasy-readywriterink.com , y su blog bisemanal es: www.bobtamasy.blogspot.com .

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, presidente
2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ U.S.A.

TEL .: 520-334-1114 ▪ E-MAIL: mmanna@cbmcint.org

Sitio Web: www.cbmcint.org Por favor, dirija cualquier petición en ingles o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.