Y ahora, unas muy buenas noticias

Por Jim Mathis

No sé tú, pero yo siempre estoy listo para buenas noticias, especialmente en un momento como éste, cuando cada informe que vemos o escuchamos es desafiante, desconcertante e incluso aterrador.

Una buena noticia es que —según los informes— los canales en Venecia, están cristalinos por primera vez en cientos de años. Dicen que es posible ver realmente hasta el fondo. La calidad del aire en las principales ciudades se ha vuelto dramáticamente más limpia debido a la disminución del tráfico, y la reducción de los gases de efecto invernadero, lo que ha resultado ser un gran paso en la desaceleración de las condiciones que muchos expertos en ciencias atribuyen al cambio climático. Incluso hay evidencia de que los pájaros cantan más fuerte de lo normal.

Por supuesto, el virus que causa la COVID-19 continúa provocando estragos en muchas partes del mundo, y las cifras de desempleo han sido más altas que nunca en nuestras vidas. Sin embargo, es alentador recordar que estas situaciones —por dramáticas que sean— son temporales, que podemos crear una «nueva normalidad» para nuestras vidas, a medida que pasa el tiempo.

Todo esto hace que nos demos cuenta nuevamente de que lo que pensamos, lo que ocupa nuestras mentes, determina en gran medida quiénes somos, cómo reaccionamos y qué acciones tomamos. En otras palabras, somos lo que pensamos. Nuestros cuerpos se ven muy afectados por lo que comemos, pero nuestras vidas están influenciadas por lo que pensamos. Es por eso que la Biblia nos dice que pensemos en «todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio» [Filipenses 4:8 NVI].

La pregunta obvia es: ¿Cómo sabemos lo que es verdadero, correcto, puro y todo lo demás? No hace muchos años, la mayoría de las noticias provenían de fuentes que competían por la precisión en la información. Las agencias de noticias hicieron todo lo posible para garantizar la exactitud que presentaron. Incluso entonces hubo errores, pero generalmente estos provenían de medios poco confiables.

Hoy, muchos de nosotros obtenemos información de fuentes verdaderamente irresponsables —o peor aún—, recibimos datos de medios que promueven una determinada agenda. Se ha observado que el 70 por ciento de la información en las redes sociales es falsa. Esto es aún más alarmante cuando consideramos que el otro 30 por ciento que es cierto, incluye mensajes como cuánto amamos a nuestra madre o el buen almuerzo que tuvimos. Aquí es donde entra en juego nuestra necesidad de discreción y conciencia. Si algo parece extravagante, diferente de la comprensión general, o tiene una obvia promoción de una causa o la intención casi oculta de que compremos algo, deberíamos sospechar. Las cosas que son nobles, encantadoras o admirables no destruyen a otras personas. Las cosas que son excelentes o dignas de elogio no son negativas ni nocivas.

Las computadoras funcionan de acuerdo con lo que está programado en ellas. De manera similar, nuestro pensamiento depende de cómo lo «programemos», del contenido que permitimos que ingresemos en nuestra mente. Como dice Proverbios 12:18, «Algunas personas hacen comentarios hirientes, pero las palabras del sabio traen alivio». Otro pasaje dice: «Las palabras que brindan consuelo son la mejor medicina; las palabras dichas con mala intención son causa de mucha tristeza» [Proverbios 15:4 TLA]. Lo que decimos, y lo que escuchamos, tiene un profundo impacto en nuestras vidas.

Aquellos de nosotros que hemos estado en este planeta más tiempo que la mayoría, tenemos una perspectiva más amplia. Debido a esto, podemos confiar en que las cosas mejorarán. Recuerde detenerse en… todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración… todo lo que sea excelente o merezca elogio. Es la única forma de sobrevivir y salir más fuertes que nunca.

© 2020. Jim Mathis es escritor, fotógrafo y propietario de una pequeña empresa en Overland Park, Kansas. Su último libro es The Camel and the Needle, A Christian Looks at Wealth and Money. Anteriormente fue gerente de cafetería y director ejecutivo de CBMC en Kansas City, Kansas y Kansas City, Missouri, EE. UU.

Preguntas de reflexión / discusión

1. ¿Cómo ha estado manejando el ataque constante y desalmado de malas noticias en los últimos meses? ¿Has visto tu estado de ánimo y actitud afectados por lo que has escuchado?

2. ¿Qué haces para evitar sentirte abrumado por este aluvión de negatividad? ¿Simplemente lo apagas? ¿recurre a otras fuentes de información más positivas o simplemente deja que las «noticias» dominen sus pensamientos? Explica tu respuesta.

3. ¿Qué piensas de la advertencia bíblica, «lo que sea verdad, lo que sea noble, lo que sea correcto, lo que sea puro, lo que sea encantador, lo que sea admirable, si algo es excelente o digno de alabanza, piensa en tales cosas»?

4. ¿Cómo podemos hacer eso, enfocándonos en cosas que son positivas, edificantes y energizantes, en lugar de información e ideas que pueden desanimarnos, desanimarnos e incluso deprimirnos?

NOTA: Si tiene una Biblia y desea leer más, considere los siguientes pasajes:

Josué 1:8; Romanos 12:1-2; Gálatas 5:22-23; Filipenses 4:4-7; 1 Tesalonicenses 5:16-18

Las versiones bíblicas usadas en El Maná del Lunes están indicadas por sus siglas:

  • Reina Valera Revisión 1960 (RVR)
  • Nueva Traducción Viviente (NTV)
  • Nueva Versión Internacional (NVI)
  • Traducción en Lenguaje Actual (TLA)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.