Un tiempo para «reiniciar» la forma de trabajar

Por Robert J. Tamasy

Siendo un «no técnico» confirmado, es decir, alguien que no entiende el qué y el por qué de la tecnología informática, tengo una estrategia muy simple cuando mi computadora no funciona correctamente. Apago y reinicio. La mayoría de las veces funciona, aunque no entiendo por qué es así.

Cuando la pandemia del COVID-19 nos golpeó y comenzó a extenderse por todo el mundo, prácticamente todos nos vimos afectados de varias maneras. Nuestros horarios y rutinas en el lugar de trabajo fueron interrumpidos. Muchos se encontraron sin trabajo temporalmente o aprendiendo a trabajar desde casa. Muchas personas han sufrido dificultades financieras debido a la reducción de su sueldo o por la falta de ingresos.

Tal adversidad global fue sin precedentes e inesperada, pero al igual que mi computadora, cuando las cosas no funcionan como de costumbre, tal vez eso fue una señal de tiempo para «reiniciar». Apagar y comenzar de nuevo. Se me ocurrió que para aquellos que siguen a Jesucristo en el mercado empresarial, podría haber sido un momento para reconsiderar nuestro enfoque de nuestras vocaciones. ¿Cuáles son nuestros motivos, nuestro propósito, nuestros objetivos?

Efesios 2:10 declara: «Pues somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás» [NTV].Y 1 Corintios 3:9 dice: «…somos servidores de Dios, y ustedes son como un campo de trigo, como un edificio construido por Dios, del cual Dios es el dueño» [TLA]. Si eso es cierto, ¿cómo se ve en un sentido práctico? Creo que partes de otro pasaje, 2 Corintios 5:14-20, nos aclaran:

«El amor de Cristo nos lleva a actuar así, al pensar que si uno murió por todos, entonces todos murieron;  y él murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. Así que, de aquí en adelante, nosotros ya no conocemos a nadie desde el punto de vista humano; y aun si a Cristo lo conocimos desde el punto de vista humano, ya no lo conocemos así. De modo que si alguno está en Cristo, ya es una nueva creación; atrás ha quedado lo viejo: ¡ahora ya todo es nuevo! Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo a través de Cristo y nos dio el ministerio de la reconciliación. Esto quiere decir que, en Cristo, Dios estaba reconciliando al mundo consigo mismo, sin tomarles en cuenta sus pecados, y que a nosotros nos encargó el mensaje de la reconciliación. Así que somos embajadores en nombre de Cristo, y como si Dios les rogara a ustedes por medio de nosotros, en nombre de Cristo les rogamos: “Reconcíliense con Dios”» [RVC].

Hay mucho que podemos aprender de este pasaje, pero un tema central es que, dado que Jesucristo murió en nuestro nombre y nos reconcilió con Dios, estamos llamados a representarlo ante los demás, incluidos aquellos que encontramos en el mercado laboral y empresarial todos los días. Somos sus embajadores. Aquí hay algunos puntos clave que podríamos considerar, para «reiniciar» apropiadamente:

1. Somos la obra de Dios. Cada uno de nosotros somos personas únicas, con una combinación de dones, talentos, experiencias y pasiones diferentes a cualquier otra persona. Debemos usarlos todos para su gloria.

2. Somos sus embajadores. Innumerables personas a nuestro alrededor, en oficinas, tiendas y plantas de fabricación, necesitan escuchar el mensaje reconciliador de Jesucristo. El hecho de que Dios ha considerado apropiado ubicarnos donde estamos es evidencia de que Él quiere que lo representemos allí.

3. Somos los empleados del Señor. Un embajador no persigue su propia agenda, sino los objetivos y propósitos de quienes están representados. De manera similar, en el mercado empresarial debemos servir y representar a nuestro Señor, a través de nuestras acciones y nuestras palabras.

© 2020. Robert J. Tamasy ha escrito numerosos libros, incluidos los Embajadores del Mercado: el Legado Continuo de Evangelismo y Discipulado del CBMC; Negocios en su máxima expresión: Sabiduría intemporal de Proverbios para el lugar de trabajo de hoy; Legados de penachos; The Heart of Mentoring, en coautoría con David A. Stoddard; y ha editado otros libros. El blog quincenal de Bob es: www.bobtamasy.blogspot.com.

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, Presidente

2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ EE. UU.

TEL .: 520-334-1114 ▪ CORREO ELECTRÓNICO: mmanna@cbmcint.org

Sitio web: www.cbmcint.org Dirija cualquier solicitud o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org

Preguntas de reflexión / discusión

1. ¿Cómo te ha afectado personalmente la pandemia del virus COVID-19? ¿Cuál ha sido su impacto en tu empresa? En este punto, ¿qué tan avanzado está el camino hacia la recuperación?

2. Dado que todas nuestras rutinas normales de trabajo han sido interrumpidas de alguna manera durante este tiempo, ¿alguna vez has pensado en aprovechar esta oportunidad para un «reinicio», para reevaluar lo que has estado haciendo, por qué lo has estado haciendo, y ¿cómo podrían ser diferentes las cosas una vez que las cosas vuelvan a ser «normales»?

3. ¿Qué te parece la idea de que somos «obra de Dios»? ¿Qué significa eso para ti? Si hicieras de esa comprensión de forma intencional y consciente de cómo abordas cada día de trabajo, ¿marcaría una diferencia en tu conducta en el trabajo, objetivos y motivaciones? Explica tu respuesta.

4. Se ha dicho que para aquellos que siguen a Jesucristo, cada vez que salimos de nuestras oficinas, o nuestros cubículos, los edificios donde trabajamos, o incluso viajamos a algún lugar por negocios, estamos entrando en el campo misionero. ¿Crees esto? ¿Por qué sí  o por qué no?

NOTA: Si tienes una Biblia y si quieres leer más, considera los siguientes pasajes:

Proverbios 13:6, 14:23, 22:29, 28: 2; Mateo 6:19-21,33-34. 25:14-30

Las versiones bíblicas usadas en El Maná del Lunes están indicadas por sus siglas:

  • Reina Valera Revisión 1960 (RVR)
  • Nueva Traducción Viviente (NTV)
  • Nueva Versión Internacional (NVI)
  • Traducción en Lenguaje Actual (TLA)

 Maná del Lunes ® es una reflexión semanal de CBMC/CPEC (Comité de Profesionales y Empresarios Cristianos) – Conectando los «Negocios» del mercado y de Cristo, organismo internacional, sin fines de lucro y vínculos religiosos, fundado en 1930 con el propósito de compartir el Evangelio de Jesucristo con la comunidad profesional y empresarial.

© 2019 – DERECHOS RESERVADOS. Traducción y solicitudes en español al E-mail: lcervino@yahoo.com distribución gratuita en su totalidad. Su reproducción se permite con los créditos adecuados. También disponible en alemán, Inglés, Italiano y Japonés, solicitarla a www.cbmcint.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.