El Tiempo, ¿Amigo o Enemigo?

Por Robert J. Tamasy

En el mundo empresarial y profesional, así como en otras áreas de la vida, el tiempo es algo así como una paradoja. Cuando enfrentamos una fecha límite inflexible, el tiempo parece moverse increíblemente rápido, aumentando nuestros niveles de estrés. Pero cuando estamos esperando ansiosamente una decisión importante, tal vez una promoción de trabajo, o un posible cliente que decida firmar un contrato, el ritmo del tiempo puede parecer que se desacelera significativamente.

Durante un reciente viaje a Italia, observé lo que ocurre en gran parte de Europa. Las empresas, incluidos los minoristas y los restaurantes, a menudo cierran durante las últimas horas de la tarde para que todos puedan descansar y refrescarse. No es raro que las personas en Europa tarden varias semanas, incluso un mes, en ausentarse del trabajo durante los meses de verano.

En mi país —por el contrario— a menudo parecemos estar esclavizados por el tiempo. Muchos son reacios a tomar vacaciones, por temor a que un competidor les tome ventaja o, tal vez, su jefe encuentre a alguien más para ocupar su posición mientras no estén. Algunos trabajadores incluso toman su almuerzo en su escritorio, temerosos de quedarse atrás en sus demandas de trabajo.

Hace sólo unas semanas, me sometí a una segunda cirugía de corazón, lo que me ofreció una perspectiva diferente respecto al tiempo. Esta cirugía, para reemplazar una válvula aórtica dañada, se realizó a través de un procedimiento mucho menos invasivo que mi cirugía a corazón abierto hace casi 12 años. Ahora la recuperación ha sido mucho más fácil y más rápida; pero la seriedad de la operación me ayudó a poner las cosas en perspectiva.

Desde el punto de vista laboral, el trabajo que hago, aunque creo que es importante, rápidamente lo haría otra persona si yo no pudiera seguir haciéndolo. Algunas de las cosas que hago simplemente ya no se realizarán. Pero desde el punto de vista de las relaciones que tengo, con mi esposa, hijos, nietos, amigos y los hombres con los que me encuentro en relaciones de coaching y discipulado, es donde más se sentiría mi ausencia.

Entonces la pregunta es: ¿hacia dónde puedo invertir mejor mi tiempo? No quiero decir que no deba continuar haciendo el trabajo que disfruto y me siento llamado a hacer, pero no a expensas del tiempo que debería pasar con las personas importantes en mi vida.

En la Biblia, se nos amonesta a vivir «aprovechando al máximo cada momento oportuno, porque los días son malos» [Efesios 5:16 NVI]. Esto no significa que el tiempo es inherentemente malo, pero el paso del tiempo continúa implacablemente, ya sea que intentemos usarlo sabiamente o no. Recuerdo las clases de administración del tiempo a las que asistí hace años. En realidad, «gestión del tiempo» es un nombre inapropiado, porque no podemos «administrarlo». No podemos ponerlo en una caja de seguridad o una unidad de almacenamiento para uso posterior. No es una mercancía que podamos preservar; solo podemos decidir utilizarlo de la manera más efectiva y significativa posible.

Otro pasaje bíblico sobre el tiempo, Eclesiastés 3:1-18, inicia ofreciéndonos la siguiente perspectiva: «Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora» [RVR]. Para mí, esto significa que hay momentos para enfocar mi atención y energía para cumplir plazos críticos, pero también hay momentos para estar con mi familia, disfrutando de pasatiempos favoritos, o simplemente buscando restaurarme física, mental y espiritualmente. Como alguien dijo, es poco probable que alguien en su lecho de muerte haya dicho sinceramente y con pesar: «Desearía haber pasado más tiempo en el trabajo».

 

© 2018. Robert J. Tamasy ha escrito Business at Its Best: Timeless Wisdom from Proverbs for Today’s Workplace; Tufting Legacies; fue coautor de David A. Stoddard, The Heart of Mentoring, y editó muchos otros libros, incluido Advancing Through Adversity de Mike Landry. El sitio web de Bob es www.bobtamasy-readywriterink.com , y su blog bisemanal es: www.bobtamasy.blogspot.com .

 

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, presidente
2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ U.S.A.

TEL .: 520-334-1114 ▪ E-MAIL: mmanna@cbmcint.org

Sitio Web: www.cbmcint.org

Por favor, dirija cualquier petición en ingles o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.