Superar el temor de estar fuera de la zona de confort

Por Sergio M. Fortes

Hace algún tiempo escribí sobre los beneficios y las limitaciones de vivir y trabajar en la «zona de confort», que son esas áreas que nos resultan cómodas y familiares. Encontramos seguridad allí, pero permanecer en ese lugar puede inhibir nuestro desarrollo personal y profesional. Entonces, ¿por qué nos quedamos atorados? Creo que se debe a lo que podríamos llamar «la zona del miedo».

Cuando tomamos la importante decisión de abandonar la zona de confort, nos encontramos entrando en un reino desconocido y no probado, caracterizado por una falta de confianza en nosotros mismos. Temerosos de desafíos a los que nunca hemos enfrentado antes, podríamos sentirnos abrumados e influenciados por las opiniones de los demás. En lugar de aventurarnos audazmente en lo desconocido, nos refugiamos en excusas.

El miedo no es necesariamente malo. Nos pone en alerta, la adrenalina surge dentro de nosotros y nos preparara para las amenazas que nos rodean. Pero el miedo también puede paralizarnos y evitar que tomemos decisiones, incluso positivas para el crecimiento y el avance profesional. Con los años he aprendido que esta es la estrategia del enemigo de nuestras almas, Satanás, como nos advierten las Escrituras. Se nos dice que «¡Estén alerta! Cuídense de su gran enemigo, el diablo, porque anda al acecho como un león rugiente, buscando a quién devorar» [1 Pedro 5:8 NTV]. Al paralizarnos el miedo nos puede convertir en presas fáciles.

Hay muchos tipos de miedo: miedo a equivocarse, miedo a no tomar la decisión correcta, miedo a lo que otros puedan pensar, miedo a lo desconocido. Esto recuerda al pueblo de Israel después de haber sido liberado de la esclavitud en Egipto. A pesar de la adversidad que habían dejado atrás, todavía representaba una «zona de confort» para ellos: lo conocido y lo familiar. La incomodidad con lo desconocido se convirtió en temor. Así que comenzaron a pensar: «No estuvo tan mal allá atrás». Querían darse por vencidos y regresar, para volver a las «cebollas y ajos» de Egipto. Sorprendentemente, concluyeron que morir en la nación que lo hizo esclavos sería mejor que sobrevivir en el desierto.

La ansiedad ha sido llamada uno de los «males del siglo», algo que afecta a todas las edades, desde niños hasta ancianos. Tememos de antemano cosas que aún no han sucedido y que quizás nunca sucedan. ¿Cómo debemos lidiar con el miedo? La Biblia nos proporciona una guía preciosa:

Lucha contra el miedo, pues es una orden divina. Dirigiéndose a los israelitas, Dios instruyó: «Mi mandato es: “¡Sé fuerte y valiente! No tengas miedo ni te desanimes, porque el Señor tu Dios está contigo dondequiera que vayas”» [Josué 1:9 NTV]. Ya sea que salgamos de nuestra zona de confort o enfrentemos un gran desafío, enfrentar el miedo es una orden divina. Podríamos considerar esto como el mandamiento número 11: «No tendrás miedo…» [ve Salmo 91:5] .

Dios nos da el espíritu de un ganador. Pablo el apóstol fue mentor de su joven protegido, Timoteo, quien se vio rodeado de obstáculos impuestos por líderes judíos que no querían abandonar sus propias zonas de confort. Pablo lo desafió a perseverar, y a ganar: «Porque el Espíritu de Dios no nos hace cobardes. Al contrario, nos da poder para amar a los demás, y nos fortalece para que podamos vivir una buena vida cristiana» [2 Timoteo 1:7 TLA].

Podemos confiar a pesar de la incertidumbre. El miedo muchas veces es inevitable. Circunstancias, problemas y obstáculos atacan nuestra fe. Sin embargo, basándose en la experiencia personal, el salmista David escribió: «En el día que temo, yo en ti confío… En Dios he confiado; no temeré; ¿qué puede hacerme el hombre?» [Salmo 56:3-4 RVR].

Podemos superar el miedo, aún a la muerte. La vida puede ponernos en situaciones que parecen desesperadas, cuando parece que nuestro fin ha sido decretado. Pero la Palabra de Dios nos llega con un poder inmejorable: «Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento» [Salmo 23:4 RVR].

¿Te encuentras fuera de tu zona de confort y en la zona del miedo? Puedes confiar en que el Dios Todopoderoso está contigo. Vale la pena enfrentar y superar la zona del miedo, porque como escribiré en una futura edición del Mana del Lunes, ¡la próxima etapa es la Zona de Aprendizaje!

Sergio Fortes es mentor y consultor en logística y negocios estratégicos corporativos. Como miembro de CBMC en la ciudad de Sao Paulo, Brasil, ha coordinado la traducción de Monday Manna al portugués durante más de 20 años. Está comprometido con la Gran Comisión de Jesucristo: hacer discípulos.

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, Presidente

2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ EE. UU.

TEL .: 520-334-1114 ▪ CORREO ELECTRÓNICO: mmanna@cbmcint.org Sitio web: www.cbmcint.org Dirija cualquier solicitud o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org

2 Comments

  1. Markos Moreno

    17/03/2020 at 15:34

    Muchas gracias por este precioso contenido.
    Me ayudo a recordar quien soy en Cristo.
    MM

    • Ignacio Rodriguez

      20/03/2020 at 00:15

      Nos alegramos de que haya sido de bendición

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.