Superar el amor al dinero que nos consume

Hubo un tiempo en que la búsqueda de dinero fue el factor dominante en mi vida. Sin lugar a dudas, ganar dinero puede convertirse en una forma de vida, y siempre ha sido así. En la Biblia encontramos al apóstol Pablo instruyendo a su discípulo Timoteo, con estas sabias palabras: «Pues el amor al dinero es la raíz de toda clase de mal; y algunas personas, en su intenso deseo por el dinero, se han desviado de la fe verdadera y se han causado muchas heridas dolorosas» [1 Timoteo 6:10 NTV].

Pablo no está diciendo que el dinero sea inherentemente malo, pero sí que el amor al dinero puede conducir a muchas formas de maldad. No hay nada de malo en tener dinero o desear dinero, pero cuando se convierte tanto en nuestra meta como en nuestro dios, tenemos un gran problema.

Recuerdo una calcomanía en el parachoques de un viejo auto que decía audazmente: «EL QUE MUERE CON LA MAYORÍA DE JUGUETES, GANA». Ese refrán encuentra cabida de muchas personas enamoradas de acumular más y más, sin importar lo que cueste conseguirlo. ¿Pero es eso cierto?

El rey Salomón de Israel, famoso por su sabiduría, abordó este tema. Él expresó lo siguiente: «Luego me puse a considerar todo lo que yo había hecho con mis manos, y el trabajo que me costó realizarlo, ¡y resultó que todo era vanidad y aflicción de espíritu! ¡Nada es provechoso bajo el sol!» [Eclesiastés 2:11 RVC]. Como un hombre que había dedicado gran parte de su vida a la búsqueda y a disfrutar de cosas materiales y sensuales, escribió desde la experiencia personal de alguien que había aprendido que el amor al dinero es «simplemente perseguir el viento». Aquí hay algunas ideas importantes a cuidar:

1. Cuidado con el amor al dinero. Ciertamente, no es la única causa de calamidades, pero definitivamente es la raíz de muchos tipos de maldad. Vemos esto en todas las áreas de la vida. Si estamos enamorados del dinero, no podemos estar enamorados de Dios. ¡Y en realidad, no se requiere tener mucho dinero para amarlo! Una persona puede no tener un centavo y aun así sentir un profundo afecto por lo que el dinero puede adquirir.

2. Cuidado con distraerse de lo importante. Podemos caer fácilmente en la trampa pecaminosa de racionalizar que el dinero traerá felicidad y contentamiento. El tiempo y la experiencia me han demostrado todo lo contrario: personalmente he observado cómo el dinero puede crear todo tipo de distracciones, alejándonos de lo que realmente importa en la vida, cosas trascendentes como las relaciones y nuestros valores preciados.

3. Cuidado con centrarse en las cosas incorrectas. He visto a muchas personas que se obsesionaron con sus carreras y sus recompensas económicas hasta el punto de descuidar a la familia, los amigos y a Dios. Incluso los seguidores de Jesucristo pueden enfocarse fanáticamente en ganar dinero y perder totalmente de vista lo que es más importante en la vida, las cosas que no se pueden perder. Para volver a encaminarnos, Dios puede usar muchas formas de recuperar nuestra atención: enfermedad, pérdida de un trabajo o algún otro fracaso comercial, divorcio o cualquier tipo de adversidad.

4. Cuidado con almacenar tesoros. Jesús lo declaró claramente, cuando advirtió: «No almacenes tesoros aquí en la tierra, donde las polillas se los comen y el óxido los destruye, y donde los ladrones entran y roban. Almacena tus tesoros en el cielo, donde las polillas y el óxido no pueden destruir, y los ladrones no entran a robar. Donde esté tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón» [Mateo 6:19-21 NTV].

¿Dónde está tu corazón, el centro de tu devoción y atención diarias? ¿Se trata de acumular más y más dinero y las cosas que puede comprar aquí en la tierra, o se trata de su relación con su Padre Celestial? La Biblia enseña cuáles deben de ser nuestras prioridades: «Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente» [Mateo 22:37 RVR] y «Almacena tus tesoros en el cielo, donde las polillas y el óxido no pueden destruir, y los ladrones no entran a robar» [Mateo 6:20 NTV]. ¿Estamos haciendo eso?

Preguntas de reflexión / debate

1. Cuando lees «el dinero es la raíz de todos los males», ¿qué te dice eso? ¿Estás de acuerdo con esa afirmación? ¿Por qué si o por qué no?

2. ¿Has conocido a personas cuyas vidas se vieron afectadas negativamente por la búsqueda de dinero y cosas materiales? Quizás tú mismo hayas experimentado algo de esto. ¿Cuáles han sido algunas de las consecuencias que observaste?

3. ¿Cómo crees que un enfoque excesivo en el dinero y sus beneficios pueden afectar las relaciones, no solo con nuestra familia y amigos, sino también con Dios?

4. ¿Cuáles son algunos de los pasos que una persona puede tomar, primero para reconocer si se ha vuelto (o está empezando a consumir) por el amor al dinero, y también cómo superar esta obsesión malsana?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad