Superando el miedo a fallar

Por Robert J. Tamasy.

​¿Alguna vez ha optado por no intentar hacer las cosas por miedo a fallar? Es común al estar asumiendo una mayor responsabilidad en el trabajo, al cambiar de oficio, o simplemente cuando se quiere empezar un ambicioso programa de auto superación. Debo admitir ser culpable de temer a fallar en muchas ocasiones. Esto es irónico, porque si decidimos no hacer algo, existe una certeza del 100 por ciento de que no lo lograremos.

No hace mucho encontré una cita de una fuente desconocida que dice: «Todo logro comienza con la decisión de intentarlo». Suena como una obviedad, porque parece algo con sentido común. Pero cuando enfrentamos un desafío y determinamos que no vale la pena el esfuerzo, o el riesgo de fracaso, afirmamos que este «sentido» no es tan común después de todo.

La mayoría de nosotros estamos familiarizados con el caso clásico de Thomas Alva Edison, inventor de la bombilla incandescente, que tuvo que hacer mil intentos antes de que finalmente lograra producir una luz eléctrica como él había imaginado y exclamar: «No fueron mil intentos fallidos, fue un invento de mil pasos». Al revisar las páginas de la historia, podemos encontrar innumerables ejemplos. Pero mi intención aquí no es celebrar los éxitos de aquellos que intentaron y persistieron. Más bien, es para llorar a todos aquellos que han concebido grandes ideas, pero que fracasaron porque no estuvieron dispuestos a intentarlo.

Hace muchos siglos, un filósofo chino llamado Mencio lo expresó en otros términos: «El camino entre el entusiasmo y la indiferencia está lleno de fallos». Me viene a la mente mi amigo, Mike. Hace años eligió dejar un trabajo seguro y bien remunerado para comenzar una empresa de consultoría de software desde cero. Su «oficina» estaba en el sótano de su casa, su escritorio improvisado consistía en una puerta puesta sobre dos archiveros. Sabía que era arriesgado el tener una familia y dejar la certeza de un sueldo fijo, junto con sus respectivos beneficios corporativos, entre ellos un seguro de gastos médicos.

Cuando las cuentas por pagar comenzaron a acumularse, y además Mike tuvo que ser hospitalizado repentinamente por una enfermedad grave, tuvo la tentación de renunciar a su sueño. Se preguntaba muchas veces: «¿En qué estaría pensando?». Pero decidió seguir persiguiendo su visión y encontró un cliente muy necesitado «justo a tiempo». Pronto, él y un pequeño equipo de trabajo, convirtieron el negocio en una exitosa compañía internacional. Mike experimentó el cumplimiento de la realización de su visión empresarial, y su fe también creció mucho en el proceso.

Podemos tener una visión o un sueño de vida, pero de pronto encontramos que nuestra determinación de ir en pos de ello flaquea, ¿qué debemos hacer? Las Escrituras nos dan una buena idea:

Ponga su confianza en el lugar correcto. Incluso las personas más talentosas y con más experiencia, tienen momentos en que su determinación es probada por la adversidad. Sin embargo, si creemos que Dios nos está llevando a dar un paso de fe, no dar ese paso sería un acto de desobediencia. «Confía en el Señor con todo tu corazón; no dependas de tu propio entendimiento. Busca su voluntad en todo lo que hagas, y él te mostrará cuál camino tomar» [Proverbios 3:5-6 NTV].

Haga de Dios y Su voluntad su prioridad. Antes de tomar una decisión importante, primero comprometa el asunto con Dios en oración, buscando sinceramente su sabiduría y dirección. Una vez que tengamos confianza de la forma en cómo él nos está guiando, podemos estar seguros de que está con nosotros en lo que estamos tratando de hacer. «Disfruta de la presencia del Señor, y él te dará lo que de corazón le pidas. Pon tu camino en las manos del Señor; confía en él, y él se encargará de todo» [Salmo 37:4-5 RVC].

© 2018. Robert J. Tamasy ha escrito Business at Its Best: Timeless Wisdom from Proverbs for Today’s Workplace; Tufting Legacies; fue coautor de David A. Stoddard, The Heart of Mentoring, y editó muchos otros libros, incluido Advancing Through Adversity de Mike Landry. El sitio web de Bob es www.bobtamasy-readywriterink.com , y su blog bisemanal es: www.bobtamasy.blogspot.com .

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.