Supera el temor y comienza a aprender

Por Sergio M. Fortes

El mi anterior aportación a la serie Mana del Lunes, traté acerca de las dificultades que enfrentamos para dejar «la zona de confort», al tiempo de trascender de «la zona de miedo». ¡Ahora podemos entrar en un verdadero oasis para las personas en la vida laboral, uno que podemos llamar «¡la zona de aprendizaje!». Esta zona nos ofrece muchos desafíos, pero también grandes oportunidades para descubrir nuevas habilidades, muchas de las cuales no encontraríamos dentro de la zona de confort.

La zona de aprendizaje involucra el participar en un proceso mediante el cual se pueden adquirir o modificar nuevas habilidades, actitudes, conocimientos, comportamientos o valores a través del estudio, la experiencia, el entrenamiento, la reflexión y la observación. Esto se alinea con las características individuales y el estilo de aprendizaje de cada persona. La mejor metodología incluye brindar las herramientas apropiadas, consistentes con los objetivos previstos.

El aprendizaje generalmente ayuda a la persona que adquiere conocimiento a convertirse en una persona más feliz y más plena. Al descubrir nuevas oportunidades y desentrañar nuevos mundos, el alumno desarrolla un nuevo hábito, una práctica continua de aprendizaje. Existen muchos enfoques para el aprendizaje, pero ninguno es más efectivo que el proceso de que una persona enseñe a otra individualmente.

En el entorno corporativo, esto se conoce comúnmente como mentoría. El mentor y el discípulo, a menudo llamado protegido o mentoreado, se embarcan en un viaje de aprendizaje mutuo, compartiendo experiencias a través de una relación especial en la que ambos aprenden. Personalmente lamento que no fue hasta los 30 años de edad en que experimenté el privilegio de tener un mentor. Si hubiera sido el beneficiario de la tutoría al principio de mi carrera, habría sido un mejor profesional y podría haber evitado muchos de los errores y decisiones equivocadas que tomé.

Desde entonces, descubrí que el aprendizaje exitoso implica un fuerte compromiso tanto del maestro (mentor) como del alumno. El mentor debe hacerlo con la humildad de un estudiante, dando lo mejor a quien o quienes están aprendiendo. Y aquellos a quienes se les enseña deben mostrar el entusiasmo de alguien que recibe un tesoro invaluable.

Ese tipo de enseñanza se remonta a miles de años en el pasado, incluso es una parte fundamental de la Biblia. En un ambiente cristiano, la tutoría se conoce mejor como «discipulado». Este proceso de aprendizaje único involucra al menos dos personajes: uno que se convierte en seguidor de Jesús mientras aprende, y el otro que aprende a ser un seguidor de Jesús de Nazaret mientras enseña.

Este concepto fue tan importante, que es de lo que decidió hablar Jesucristo al dar sus últimas palabras a sus discípulos antes de dejar este mundo en forma corporal. Él dijo: «Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Enseñen a los nuevos discípulos a obedecer todos los mandatos que les he dado…» [Mateo 28:19-20]. Esta instrucción, conocida como la «Gran Comisión», representa lo que podríamos llamar hoy el «asunto principal», la verdadera misión de una organización. Él estaba definiendo la verdadera misión para cada uno de sus seguidores: hacer discípulos. Estableció el alcance de su acción: a todas las naciones, y dejó en claro cómo se iba a hacer el proceso: la enseñanza.

Obviamente, la enseñanza y el aprendizaje no se limitan a propósitos espirituales. Toda organización que invierta en actividades de aprendizaje y capacitación, que desarrolle a su personal al máximo de sus capacidades, obtendrá beneficios permanentes. Del mismo modo, la persona que invierte e sí misma en la «zona de aprendizaje» encontrará oportunidades inimaginables. El aprendizaje es una tarea que se comparte. Retener el conocimiento solo para nosotros, es egoísta. Como el apóstol Pablo escribió a su protegido Timoteo: «Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros» [2 Timoteo 2:2 RVR].

Armados con la experiencia de nuestro tiempo en la zona de aprendizaje, podemos pasar a la última etapa de nuestro viaje de desarrollo profesional: «La zona de crecimiento». Consideraremos esto en una futura edición del «Maná del Lunes».

Sergio Fortes es mentor y consultor en logística y negocios estratégicos corporativos. Como miembro de CBMC en la ciudad de Sao Paulo, Brasil, ha coordinado la traducción de Monday Manna al portugués durante más de 20 años. Está comprometido con la Gran Comisión de Jesucristo: hacer discípulos.

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, Presidente

2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ EE. UU.

TEL .: 520-334-1114 ▪ CORREO ELECTRÓNICO: mmanna@cbmcint.org Sitio web: www.cbmcint.org Dirija cualquier solicitud o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org

1 comentario

  1. Alejandra Noemí Colloca

    14/04/2020 at 06:11

    Estupendo !!! Muy claro y específico en las definiciones. Cómo nuestro Señor Jesucristo cuando enseñaba a sus discípulos.
    El liderazgo, principio de la humildad y la grandeza del Señor Jesús…..

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.