Romper los grilletes del aislamiento

Por Ken Korkow

Hace algunos años, las carreras de caballos eran muy importantes en Nebraska en una pista llamada AK-SAR-BEN («Nebraska» deletreado al revés). Individuos prominentes enfatizaban la importancia de estos eventos deportivos, creando «élites sociales» y un mítico «lugar para la realeza». Hoy en día, la pista y su mística se han ido. Del mismo modo, hace años, los clubes de servicio y las organizaciones de veteranos militares eran un gran sitio. En años pasados, la asistencia a la iglesia era popular, casi obligatoria para las personas que querían tener éxito en los negocios. Ese ya no es el caso.

Hoy tenemos lo que podríamos llamar una «nueva normalidad», un entorno social que asigna un valor decreciente a las relaciones genuinas. En cambio, tenemos relaciones superficiales que han creado una sociedad de personas aisladas y solitarias. Podríamos conocernos por nuestro nombre e interactuar cuando sea necesario, pero pasamos poco tiempo significativo con otras personas, para nuestro detrimento mutuo.

Recientemente estuve leyendo una descripción vívida de la Biblia sobre cómo se pretende que funcionen las relaciones. Aquí está la imagen presentada en Hechos 2:42-47, que describe cómo funcionaba la Iglesia primitiva:

«Todos los creyentes se dedicaban a las enseñanzas de los apóstoles, a la comunión fraternal, a participar juntos en las comidas (entre ellas la Cena del Señor), y a la oración. Un profundo temor reverente vino sobre todos ellos, y los apóstoles realizaban muchas señales milagrosas y maravillas. Todos los creyentes se reunían en un mismo lugar y compartían todo lo que tenían. Vendían sus propiedades y posesiones y compartían el dinero con aquellos en necesidad. Adoraban juntos en el templo cada día, se reunían en casas para la Cena del Señor y compartían sus comidas con gran gozo y generosidad, todo el tiempo alabando a Dios y disfrutando de la buena voluntad de toda la gente. Y cada día el Señor agregaba a esa comunidad cristiana los que iban siendo salvos» [NTV].

Podríamos sentirnos tentados a responder: «Bueno, eso solo se aplica a las reuniones religiosas». Pero en realidad, se trata de la vida cotidiana, el establecimiento de una comunidad en la que las personas comparten sus vidas y, cuando sea necesario, incluso las posesiones materiales. No veo ninguna razón por la que estos principios no puedan aplicarse en el mundo empresarial y profesional, donde muchos de nosotros pasamos muchas horas cada semana.

Si mira a su alrededor y observa esta tendencia hacia el aislamiento y la superficialidad, no espere a que otros rompan este ciclo. ¡Empiece usted mismo! Invite a la gente a su casa a compartir una comida. Y prepárese para hacer preguntas; busque formas de entender sus trasfondos, las influencias que los han moldeado, cómo piensan (y por qué) y qué esperanzas y aspiraciones tienen. Aquí hay algunas preguntas que me han resultado útiles para conocer gente e intentar ir más allá de lo superficial para construir amistades y relaciones reales:

¿Donde naciste?

¿En qué trabajaban tus padres o los miembros de tu familia mientras crecías?

¿Te has mudado alguna vez de una ciudad a otra?

¿De qué bachillerato te graduaste? ¿Cómo fue?

Después del bachillerato, ¿qué hiciste?

¿Qué tan cerca estás de tu familia? (Primero geográficamente, luego en tu relación con ellos).

¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo? ¿Qué no te gusta de lo que haces?

¿Cuáles son tus planes futuros?

Las relaciones son simples. Para tener amigos, tienes que ser uno. El apóstol Pablo escribió: «Tanto los amamos y queremos que no sólo les habríamos anunciado la buena noticia de Dios sino que, de haber sido necesario, hasta habríamos dado nuestra vida por ustedes» [1 Tesalonicenses 2:8 TLA].

Ken Korkow vive en Omaha, Nebraska, E.E.U.U., donde él sirve como un director de área para CBMC. Adaptado del «Fax de Vida» una columna que escribe cada semana. Usado con permiso.

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, presidente
2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ U.S.A.

TEL .: 520-334-1114 ▪ E-MAIL: mmanna@cbmcint.orgSitio Web: www.cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.