Realmente, ¿para qué trabajas?

Por Robert J. Tamasy

¿Alguna vez has tenido momentos en los que te preguntaste: «Realmente, ¿para qué estoy trabajando?». Sospecho que muchos de nosotros nos hemos preguntado eso, al menos alguna vez. La rutina diaria, la energía, el esfuerzo y las largas horas invertidas. Especialmente cuando las metas y aspiraciones acariciadas aún parecen estar fuera de alcance.

Hace poco escuché una historia cómica que parecía abordar esta frustración: cuando al morir un magnate de bienes raíces,  dejó instrucciones para que su cuerpo fuera incinerado y luego sus cenizas fueran puestas en relojes de arena. Estos relojes debían entregarse a su banquero, a su contador y al agente de impuestos sobre la renta que le había hecho sus numerosas auditorías a lo largo de los años. En su testamento, el rico ejecutivo explicó su razonamiento. Dijo que después de darse cuenta de cuánto del  dinero que había ganado finalmente se había ido a estos hombres, reflexionó: «Si pasé gran parte de mi vida trabajando para estas personas, también podría seguir trabajando para ellos después de mi muerte».

Esta mirada cínica a la vida no es poco frecuente. De hecho, en el libro de Eclesiastés del Antiguo Testamento de la Biblia, el rey Salomón, conocido por haber sido el hombre más rico y sabio del mundo, abrió con esta perspectiva: «Nada tiene sentido —dice el Maestro—, ¡ningún sentido en absoluto!». [Eclesiastés 1:2 NTV]. ¿Has sentido la frustración que vivió Salomón?

Luego expresó: «¿Qué obtiene la gente con trabajar tanto bajo el sol? Ninguno de nosotros recuerda lo que sucedió en el pasado, y las generaciones futuras tampoco recordarán lo que hacemos ahora» [Eclesiastés 1:3,11 NTV]. Suena como lo que estaba pensando el hombre que ordenó que sus cenizas fueran puestas en relojes de arena. Al menos una pequeña parte de sí mismo continuaría de esa manera.

El rey Salomón continuó su lamento más adelante en su libro: «Aborrecí entonces la vida, pues todo cuanto se hace en ella me resultaba repugnante. Realmente, todo es absurdo; ¡es correr tras el viento! Aborrecí también el haberme afanado tanto en esta vida, pues el fruto de tanto afán tendría que dejárselo a mi sucesor, y ¿quién sabe si este sería sabio o necio? Sin embargo, se adueñaría de lo que con tantos afanes y sabiduría logré hacer en esta vida. ¡Y también esto es absurdo!» [Eclesiastés 2:17-19 NVI].

Entonces, ¿es eso? ¿El trabajo que hacemos, las muchas horas, semanas, meses y años que dedicamos a construir nuestras carreras, en última instancia, no tienen valor? Afortunadamente, las Escrituras no concluyen con las quejas de Salomón. De hecho, si deseamos que nuestra vida tenga un verdadero significado y un impacto duradero, todo lo que tenemos que hacer es seguir la exhortación que Jesucristo dio durante Su Sermón del Monte.

Después de muchas amonestaciones fuertes, incluidas algunas que iban en contra de las tradiciones y prácticas antiguas de esa época, Jesús les ofreció a sus oyentes la seguridad de que sus vidas podrían hacer una diferencia, una que duraría por la eternidad:

«No traten de amontonar riquezas aquí en la tierra. Esas cosas se echan a perder o son destruidas por la polilla. Además, los ladrones pueden entrar y robarlas. Es mejor que amontonen riquezas en el cielo. Allí nada se echa a perder ni la polilla lo destruye. Tampoco los ladrones pueden entrar y robar. Recuerden que la verdadera riqueza consiste en obedecerme de todo corazón» [Mateo 6:19-21 TLA].

¿Cómo podemos hacer esto? Jesús dio la respuesta. «Por lo tanto, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas» [Mateo 6:33 RVC]. Lo parafrasearía de esta manera: podemos pasar la vida trabajando por nosotros mismos y dejar todo atrás. O podemos dedicarnos a servir al Señor y a los demás en Su nombre, y construir un legado, enviando los frutos de nuestro trabajo por delante.

© 2020. Robert J. Tamasy ha escrito Embajadores del mercado: El legado continuo de evangelización y discipulado de CBMC; Los negocios en su máxima expresión: sabiduría atemporal de Proverbios para el lugar de trabajo actual; y The Heart of Mentoring, en coautoría con David A. Stoddard. El blog quincenal de Bob es: www.bobtamasy.blogspot.com.

CBMC INTERNATIONAL: Jim Firnstahl, presidente

2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ EE. UU.

TEL .: 520-334-1114 ▪ CORREO ELECTRÓNICO: mmanna@cbmcint.org

Sitio web: www.cbmcint.org Dirija cualquier solicitud o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org

Preguntas de reflexión / debate

1. Al principio vemos la pregunta: «¿Para qué estoy trabajando realmente?». ¿Alguna vez se te ha pasado por la mente esa o una pregunta similar? ¿Cuál ha sido tu respuesta?

2. Encontramos dos ejemplos, el rico magnate inmobiliario y el rey Salomón, que parecen haber llegado a la conclusión de que gran parte de lo que dedicamos nuestras vidas, especialmente en el lugar de trabajo, conduce a la futilidad y la frustración. ¿Cómo respondes a esta perspectiva? Si una persona tiene esta actitud, ¿qué impacto tendrá en su forma de vivir la vida?

3. Luego vemos el contraste, Jesucristo animando a sus seguidores a acumular tesoros en el cielo, en lugar de buscar acumular tesoros en la tierra. ¿Qué crees que esto significa?

4. La última advertencia de Jesús es «buscar primero el reino de Dios y su justicia». ¿Cómo puede alguien intentar hacer eso en el mercado del siglo XXI, con sus volátiles entornos cambiante y altamente competitivos? Especialmente cuando parece que la mayoría de las personas y empresas no están haciendo eso, ¿o tendrán algún deseo de hacerlo?

NOTA: Si tiene una Biblia y le gustaría leer más, considere los siguientes pasajes:

Eclesiastés 9:7-10, 12:13-14; 1 Corintios 3:9, 10:31; 2 Corintios 5:17-21

Las versiones bíblicas usadas en El Maná del Lunes están indicadas por sus siglas:

  • Reina Valera Revisión 1960 (RVR)
  • Nueva Traducción Viviente (NTV)
  • Nueva Versión Internacional (NVI)
  • Traducción en Lenguaje Actual (TLA)

 Maná del Lunes ® es una reflexión semanal de CBMC/CPEC (Comité de Profesionales y Empresarios Cristianos) – Conectando los «Negocios» del mercado y de Cristo, organismo internacional, sin fines de lucro y vínculos religiosos, fundado en 1930 con el propósito de compartir el Evangelio de Jesucristo con la comunidad profesional y empresarial. © 2019 – DERECHOS RESERVADOS. Traducción y solicitudes en español al E-mail: lcervino@yahoo.com distribución gratuita en su totalidad. Su reproducción se permite con los créditos adecuados. También disponible en alemán, Inglés, Italiano y Japonés, solicitarla a www.cbmcint.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.