¿A quién le importa dónde estudiaste?

Por Robert J. Tamasy.

«¿A qué se dedica?». Esta es una pregunta que solemos hacerle a alguien que acabamos de conocer, tal vez durante un viaje de negocios o en una cafetería. Es una forma de conocernos. La gente también pregunta: «¿En qué escuela estuvo?». O, «¿A qué universidad asistió?». A veces esas preguntas surgen durante una entrevista de trabajo. Pueden proporcionar información interesante, pero no siempre son relevantes para la competencia laboral.

Antes de comenzar mi carrera, me inscribí en la escuela de periodismo de una importante universidad. Obtuve mi licenciatura y maestría en periodismo, pero aprendí más sobre escritura y edición en mis primeros meses como editor de un periódico que durante los cinco años que estuve en la universidad. La mayoría de los conocimientos teóricos que acumulé en la escuela no tenían una aplicación práctica para mis responsabilidades cotidianas.

Como observó Seth Godin, autor, empresario y bloggero: «El campus donde pasaste cuatro años, hace como 30 tiene muy pocas contribuciones al trabajo que vas a hacer. Esto es lo que importa: la forma en que encaras tu trabajo. ¿Qué has construido? ¿Qué has llevado? ¿Cómo se toman decisiones?… ¿Cómo actúas cuando nadie está mirando? Tú no eres tu currículum. Tú eres el camino que has dejado atrás, las personas que has influenciado, el trabajo que has hecho».

Hay mucha sabiduría en lo que dice Godin. Tener una maestría de una facultad de negocios o un título de una prestigiosa universidad suena impresionante, pero ninguno da las cualidades internas necesarias para ser un miembro de alto rendimiento o un líder. Queremos conocer el historial de alguien: lo que lograron y la experiencia que tienen, particularmente en lo que se refiere al trabajo que están buscando.

Aún más importante que lo que hemos hecho, creo, es cómo nos enfocamos en nuestro trabajo y cómo nos comportamos cuando nadie está mirando. El libro de Proverbios de la Biblia tiene mucho que decir al respecto:

Importa enfocarnos en nuestro trabajo con un alto nivel de dedicación. La forma más segura de construir una carrera exitosa, o de avanzar en los objetivos de una empresa, es trabajar con diligencia y determinación, respondiendo a las oportunidades cuando se presentan. «Los perezosos pronto se empobrecen; los que se esfuerzan en su trabajo se hacen ricos. El joven sabio cosecha en el verano, pero el que se duerme durante la siega es una vergüenza» [Proverbios 10:4-5 NTV].

Importa trabajar con excelencia y efectividad. Una persona que se esfuerza por alcanzar el más alto nivel de calidad es rara en la sociedad actual. Dado que muchas personas parecen estar satisfechas con la mediocridad, los trabajadores calificados que se enorgullecen de lo que se les pide que hagan tienden a cobrar notoriedad. «¿Has visto a alguien realmente hábil en su trabajo? Servirá a los reyes en lugar de trabajar para la gente común» [Proverbios 22:29 NTV].

Importa hacer de la honestidad una prioridad. Algunas veces parece tentador tergiversar información vital para obtener una venta o ganar un contrato, pero como se suele leer en los titulares de las noticias, las prácticas deshonestas finalmente se exponen y se pagan las consecuencias. «Los labios veraces permanecen para siempre, pero la lengua mentirosa tiene corta vida» [Proverbios 12:19]. «Dios no soporta dos cosas: que engañes al que te vende, y que engañes al que te compra» [Proverbios 20:10 TLA].

Importa hacerse conocido por su compromiso con la integridad. Una tentación muy universal, es comportarse de de una forma cuando creemos que nadie está mirando, y de otra cuando sabemos que nuestras acciones están a la vista de otros. Sin embargo, una persona de integridad, es aquella cuya conducta pública y privada permanece constante. «El que camina en integridad anda confiado; mas el que pervierte sus caminos será quebrantado» [Proverbios 10:9 RVR]. «A los justos los guía su integridad; a los falsos los destruye su hipocresía» [Proverbios 11:3 NVI].

© 2018. Robert J. Tamasy ha escrito Business at Its Best: Timeless Wisdom from Proverbs for Today’s Workplace; Tufting Legacies; fue coautor de David A. Stoddard, The Heart of Mentoring, y editó muchos otros libros, incluido Advancing Through Adversity de Mike Landry. El sitio web de Bob es www.bobtamasy-readywriterink.com , y su blog bisemanal es: www.bobtamasy.blogspot.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.