¿Qué deseas en la vida?

Por Jim Langley

«¿Qué quieres en la vida?». ¿Alguien le ha hecho esa pregunta? La mejor manera de responder es determinando qué es lo más importante para usted. Durante más de 50 años, he visto a muchas personas de negocios obsesionarse con el éxito en la profesión elegida. Algunos incluso han orado por tener ganancias personales.

No veo nada malo en luchar por el éxito, pero creo que Dios quiere que dirijamos nuestras oraciones no hacia nosotros, sino hacia las necesidades de los demás y el avance de su reino. No imagino a Dios esperando ansiosamente cumplir con todas nuestras oraciones egoístas cuando hay tanto bien que podríamos estar haciendo por los demás.

A veces pienso en las palabras aleccionadoras del Señor a Baruk, que se desanimó y cuestionó al profeta Jeremías en su momento de tristeza y dolor. Esto es lo que Dios dijo a través del profeta a Baruk y a cualquiera que esté buscando un tratamiento especial en esta vida: «Baruc, esto dice el Señor: “Destruiré esta nación que construí; arrancaré lo que planté. ¿Buscas grandes cosas para ti mismo? ¡No lo hagas! Yo traeré un gran desastre sobre todo este pueblo; pero a ti te daré tu vida como recompensa dondequiera que vayas. ¡Yo, el Señor, he hablado!”» [Jeremías 45:4-5 NTV].

Necesitamos entender que no se nos debe ninguna distinción especial. Algunos vienen a este mundo con mucho, mientras que muchos llegan con muy poco. Pero todos llegamos desnudos y nos iremos de la misma manera. Hubo un momento en mi vida en que a menudo oré por éxito y la recompensa financiera. Eso cambió drásticamente después de leer un libro de Bruce Wilkinson: «La Oración de Jabes», en 2001. Me ayudó a darme cuenta de lo superficial que era mi vida de oración.

El libro se basa en dos versículos en un pasaje que rastrea el linaje de la tribu de Judá. Comienza: «Y Jabes fue más ilustre que sus hermanos…» [1 Crónicas 4:9-10 RVR]. ¿Por qué era este hombre más ilustre? Wilkinson explica que Jabes oró específicamente para que Dios lo bendijera, ampliara su territorio, estuviera con él continuamente, y no permitiera que lo lastimaran, a fin de que se liberara del dolor. ¡Y dice que Dios concedió su pedido!

Desde entonces, he estado orando mi propia versión personalizada de la oración de Jabes: «Señor, te pido que me bendigas más allá de mis expectativas. Expande mis fronteras, mis áreas de influencia para Tu gloria. Mantén tu mano sobre mí constantemente, Señor, y aleja el mal de mí para que no me pueda causar dolor». Sigo orando sin ninguna expectativa, y he sido bendecido inmensamente a lo largo de los años. Mientras oramos, lo más importante es la condición de nuestro corazón, más que las palabras específicas que dirigimos a nuestro Padre Celestial. Él conoce nuestro corazón y quiere bendecirnos de maneras que no podemos comprender.

Esto me ha ayudado a definir lo que quiero en la vida, pero no tiene nada que ver con la riqueza y los deleites terrenales. Muchas de mis bendiciones ni siquiera parecían bendiciones en algún momento. Sin embargo, a pesar de todo, me he acercado a Dios; Su mano ha estado sobre mí constantemente. Él ha expandido mis fronteras y áreas de influencia, y me ha usado de formas que nunca hubiera imaginado. Realmente me ha bendecido más allá de mis expectativas.

Me di cuenta de que no se trata de mis propios logros o habilidades. Todo lo que importa es saber que estoy en el centro de Su voluntad y que algún día lo conoceré, como se describe en 1 Juan 3:2: «Queridos amigos, ya somos hijos de Dios, pero él todavía no nos ha mostrado lo que seremos cuando Cristo venga; pero sí sabemos que seremos como él, porque lo veremos tal como él es». ¿Es la relación con Jesús su enfoque principal? ¿Es lo que desea en la vida?

Jim Lange ha estado en los negocios por más de 30 años y es Presidente de Cinco Pies Veinte, que tiene por objeto ayudar a las personas a ser más de lo que Dios les hizo ser a través de grupos de entrenamiento y de mesa redonda para los líderes empresariales. Sus escritos incluyen Calmar la tormenta dentro: ¿Cómo encontrar la paz en este mundo caótico’ y Primeros auxilios  Bíblicos para líderes.

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, presidente
2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ U.S.A.

TEL .: 520-334-1114 ▪ E-MAIL: mmanna@cbmcint.org

Sitio Web: www.cbmcint.org Por favor, dirija cualquier petición en ingles o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.