El poder de la “escucha”

Por Jim Mathis Cuando mi esposa y yo vendimos nuestro laboratorio fotográfico en 1996 y nos unimos al personal de CBMC, mi asesor, Ted Hubbard, un abogado y juez de Inglaterra, nos dio un plan de cinco años. Ofreció algunos sabios consejos, recomendando no hacer nada el primer año, excepto escuchar, reuniéndome con tanta gente como podía, escuchando lo que estaba en sus corazones. El segundo año, dijo Ted, debería hacer mucho de lo mismo pero sondeándolas haciendo algunas preguntas. El tercer año, como él sugirió, debía comenzar a armar una imagen de lo que la gente había estado diciendo. El cuarto año fue el momento de comenzar a hacer un plan, aconsejó Ted, para luego ponerlo en práctica el quinto año. Para muchos de nosotros en el mercado, esto parece contrario a la intuición. Necesitamos hacer algo, ¡pero ya! Más descubrí que también había mucha sabiduría en lo que Ted Hubbard me dijo que hiciera, que escuchara atentamente a las personas, considerara seriamente lo que estaban diciendo y luego desarrollara un plan de acción en respuesta a lo que me habían dicho. Lo que más escuché esos tres primeros años fue que la gente estaba sola. Necesitaban un lugar donde simplemente pudieran “pasar el rato”, donde no tenían responsabilidades ni expectativas. Querían un lugar para reunirse con amigos donde se alentaran las conversaciones sobre temas como la espiritualidad, la cultura, el arte y la música. En resumen, un lugar de reunión que se convertiría en el centro de una comunidad y serviría como fuente de luz para el área circundante. Esta idea nos llevó a abrir Homer’s Coffee House en el 2001. Diecisiete años más tarde, aún sigue en pie, y muchas personas dicen que Homer fue un catalizador del cambio en el centro de Overland Park. El área ha experimentado un crecimiento explosivo y positivo, en gran parte debido a que las personas se reúnen en la cafetería y discuten las esperanzas para el futuro del área. En 2008, cuando entregamos el liderazgo de Homer a otra pareja, volví al negocio de la fotografía y de nuevo recurrí al consejo de Ted sobre escuchar. Aprendí que la gente amaba las fotografías antiguas y quería que alguien las cuidara y restaurara sus fotos viejas, descoloridas y dañadas. Ahora la mayor parte de mi negocio es restaurar fotografías. Pienso en este proceso de “escucha y espera” cuando escucho que las compañías contratan nuevos gerentes, presidentes o directores ejecutivos y esperan un cambio inmediato. Al no iniciar cambios importantes en seis meses, es posible que se encuentren en el camino. Pero un liderazgo efectivo incluye escuchar y preocuparse por las personas. Incluso podríamos llamarlo “escucha”. Aquí hay solo algunos principios sobre escuchar de la Biblia que merecen nuestra consideración: El fino arte de guardar silencio. Es difícil escuchar a las personas cuando siempre estamos ocupados hablando. “Cuando hay muchas palabras, la transgresión es inevitable, pero el que restringe sus labios es sabio” (Proverbios 10:19). Hablar y escuchar a la velocidad adecuada. Una razón por la que tenemos problemas para escuchar es porque nos estamos enfocando en lo que planeamos decir a continuación. Cuando nos tomamos el tiempo para escuchar activamente, podemos descubrir que lo que pretendíamos decir era incorrecto, o tal vez no necesitamos decir nada en absoluto. “Todos deben ser rápidos para escuchar, lentos para hablar y lentos para enojarse” (Santiago 1:19). Dos oídos para escuchar, solo una boca para hablar. Quizás la razón por la que Dios nos dio dos oídos, y solo una boca, es porque quiere que pasemos el doble de tiempo escuchando y hablando. “Oídos que oyen y ojos que ven: el Señor los ha hecho a ambos”(Proverbios 20:12). “El que responde antes de escuchar, esa es su locura y vergüenza”(Proverbios 18:13). Jim Mathis es el dueño de un estudio de fotografía en Overland Park, Kansas, que se especializa en retratos ejecutivos, comerciales y teatrales, y opera una escuela de fotografía. Es autor de varios libros y anteriormente fue gerente de una cafetería y director ejecutivo de CBMC en Kansas City, Kansas y Kansas City, Missouri.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.