Pensando a través de las prioridades en el trabajo

Por Rick Boxx

Al principio de mi carrera empresarial, al igual que muchos jóvenes, estaba tratando de obtener una comprensión de lo que requeriría esfuerzo para alcanzar el éxito. Una de las cosas que aprendí en este proceso es que estaba muy lejos de todo lo que había anticipado.

La primera vez que conocí a Gregg me dijo: «Rick, si decides trabajar conmigo, debes conocer mis prioridades en la vida. La primera es Dios, la segunda es mi familia, y este trabajo es la tercera». Al ser yo una persona que había estado «huyendo de Dios» durante décadas, enumerar las prioridades en ese orden era totalmente algo totalmente ajeno a mi forma de pensar en aquel momento. No podía imaginarme cómo las prioridades de Gregg afectaban la forma en que dirigía el banco donde trabajábamos.

Sin embargo, pronto quedó claro. Antes de realizar sus tareas principales, Gregg tomaba sus decisiones comerciales considerando primero a Dios y Sus principios, tal como se presentan en la Biblia. Observando la forma en que tomaba esas decisiones, me reveló cómo buscar la sabiduría de Dios, y me animó a considerar el ponerlo primero, como mi principal prioridad, pudiendo así tener un impacto positivo en la calidad y efectividad de mi trabajo.

Mis perspectivas sobre el trabajo y mis prioridades en la vida no cambiaron de la noche a la mañana, pero el ejemplo de Gregg y las ideas que sembró en mi mente tuvieron un profundo efecto en mí. Todo esto, un poco más tarde, rindió fruto; revolucionando mi forma de pensar sobre los negocios, su propósito y el mío. En última instancia, me llevó a establecer un ministerio de asesoramiento en el que busco ayudar a otros a comprender también lo que significa si seguimos la advertencia de Jesús cuando dijo: «Por lo tanto, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas» [Mateo 6:33 RVC].

Decir que ponemos a Dios primero en nuestras vidas es más fácil que hacerlo. Primeramente, necesitamos creer que es posible hacerlo, y luego actuar de acuerdo a esa creencia. Tenga la seguridad de que habrá desafíos en el camino, y que nuestras convicciones serán probadas. A veces nos diremos: «Si insisto en anteponer a Dios, esto nunca va a funcionar». Podríamos sentirnos tentados a pensar: «Bueno, una pequeña falla no me hará daño, ¿verdad? Voy a romper las reglas esta vez, pero después de esto, nunca más».

Sin embargo, esta es una de las razones por las que leemos en la Biblia: «…cuando tengan que enfrentar problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse. Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada» [Santiago 1:2-4 TLA]. Cuando se prueba nuestra fe, incluido nuestro deseo de permanecer fieles a las prioridades que hemos establecido, se desarrolla la perseverancia. Esto nos permite ser fieles a nuestras convicciones, incluso cuando enfrentamos dificultades.

Algunas personas podrían pensar que hacer de Dios la máxima prioridad es un ideal agradable, pero no muy práctico. Vivimos y trabajamos en un entorno de mercado altamente competitivo e inflexible, donde la mayoría de la gente está operando de acuerdo con reglas que van en contra de los principios bíblicos. ¿Cómo podemos prosperar bajo esas circunstancias? Tenemos que ser realistas, ¿verdad?

Eso es lo que pensé cuando conocí a Gregg. Pero él me demostró que estaba equivocado. Incluso cuando se enfrentaba a la adversidad, o cuando una decisión en particular era muy difícil, nunca vacilaba. Se mantuvo fiel a las prioridades tal como me las había dicho: Dios, la familia y luego el trabajo. Hubo momentos en que eso implicó sacrificio, pero nunca tuvo que comprometer sus valores. Y nunca se arrepintió de haber tomado tal posición.

Déjeme preguntarle: ¿Qué lugar tiene Dios en sus prioridades laborales?

Copyright 2018, Unconventional Business Network (anteriormente Integrity Resource Center, Inc). Adaptado con permiso de “Integrity Moments with Rick Boxx”, un comentario sobre cuestiones de integridad en el lugar de trabajo desde una perspectiva cristiana. Para obtener más información sobre su ministerio o suscribirse a los Integrity Moments diarios de Rick, visite www.unconventionalbusiness.org. Su último libro e inspiración para su nuevo nombre de ministerio, Unconventional Business, proporciona “Cinco claves para hacer crecer el negocio a la manera de Dios”.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.