NADA A QUE TEMER – ¿PERO MIEDO A NOSOTROS MISMOS?

Por Robert J. Tamasy
Fue el presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, quien dijo en su primer discurso inaugural, en
1933: «No tenemos nada que temer, sino temer a nosotros mismos». Si hubiera estado vivo entonces, podría
haber tenido la tentación de responderle: «¿Ah, sí? ¡Eso es fácil de decir!». Sin embargo, Roosevelt tenía razó
n, porque el miedo puede ser una emoción poderosa y paralizante, que nos impide tomar, o intentar
oportunidades prometedoras.
Un amigo, David Sanford, escribió sobre cinco temores que ha visto que son una plaga de los profesionales y
empresarios. Éstas incluyen:
• Miedo al silencio (tomarse un tiempo alejándose del trabajo para reflexionar, volver a visualizar, pensar
creativamente y planificar).
• Miedo a compartir (presentar ideas iniciales o borradores para que otros los consideren y critiquen).
• Miedo a vender (promoción de conceptos pulidos, productos, planes, propuestas y recomendaciones).
• Miedo al rechazo y al fracaso (preocuparse por lo que otros puedan decir sobre nosotros).
• Miedo al éxito (preocuparse de que los demás puedan esperar más de nosotros si tenemos éxito).
Prácticamente todos nosotros podemos identificarnos con al menos uno de estos miedos, o posiblemente con
todos ellos. Varios me parecen familiares. Apartarse del trabajo para pensar, imaginar y planificar a veces va
en contra de mi esencia. «¡Debería estar haciendo algo, no pensando!», me digo. Pero si no hacemos pausas
en la actividad frenética, ¿cómo sabemos que estamos haciendo las cosas correctas o las hacemos de la
manera correcta?
Vender nunca ha sido uno de mis puntos fuertes, como aprendí al principio cuando aún estaba en la
universidad. La perspectiva de tratar de persuadir a la gente para que me comprara un producto a menudo me
parecía como si estuviese tratando de torcerles sus brazos. Y creo que todos hemos tenido momentos en los
que dudamos de seguir adelante, luchando con el pensamiento: «¿Qué pasa si trato de hacerlo lo mejor
posible, y aún así fallo?».
Es más en esta etapa avanzada de mi carrera, a veces me encuentro luchando con estos miedos. Luego trato
de recordarme a mí mismo las verdades tales como: «Si no lo intento, el fracaso está garantizado». O, para
reafirmar la Regla de Oro: «Vende a los demás lo que quieras que te vendan».
Pero he descubierto que la verdadera solución para vencer el miedo no son consignas inteligentes, sino confiar
en Dios, su sabiduría y guía. Aquí hay algunos pasajes que he encontrado útiles a ese respecto:
Fe en la presencia de Dios. Cuando enfrentamos situaciones y temores desalentadores, saber que Dios está
con nosotros en medio de ellos puede brindarnos confianza y esperanza. «No temas, porque yo estoy contigo;
no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra
de mi justicia» [Isaías 41:10 RVR].
Creer en el amor de Dios. Nosotros, como hijos de Dios, creemos que Él es soberano, que conoce nuestras
circunstancias y tiene el control. Por lo tanto, podemos confiar en que Él usará todo para nuestro bien supremo.
«En esa clase de amor no hay temor, porque el amor perfecto expulsa todo temor. Si tenemos miedo es por
temor al castigo, y esto muestra que no hemos experimentado plenamente el perfecto amor de Dios» [1 Juan
4:18 NTV]. «Y ustedes no recibieron un espíritu que de nuevo los esclavice al miedo, sino el Espíritu que los
adopta como hijos y les permite clamar: “¡Abba! ¡Padre!”» [Romanos 8:15 NVI].
Confíar en que Dios puede lidiar con nuestros obstáculos. Cuando los problemas parecen demasiado
grandes para nosotros, tenemos la seguridad de que Dios es más grande que nuestros problemas. «¿Qué,
pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?» [Romanos 8:31 RVR].
© 2018. Robert J. Tamasy ha escrito Business at Its Best: Timeless Wisdom from Proverbs for Today’s Workplace; Tufting Legacies; fue
coautor de David A. Stoddard, The Heart of Mentoring, y editó muchos otros libros, incluido Advancing Through Adversity de Mike Landry.
El sitio web de Bob es www.bobtamasy-readywriterink.com , y su blog bisemanal es: www.bobtamasy.blogspot.com .
CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, presidente
2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ U.S.A.
TEL .: 520-334-1114 ▪ E-MAIL: mmanna@cbmcint.org
Sitio Web: www.cbmcint.org
Por favor, dirija cualquier petición en ingles o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org
MANA DEL LUNES
Un servicio a la comunidad de negocios

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.