Las cinco «P» para trabajar desde la perspectiva de Dios

S

Por Rick Boxx

Muchos líderes tienen una visión muy limitada de los planes e intenciones que Dios tiene para el trabajo. Por lo tanto, es útil tener un recordatorio ocasional de que cuando vamos a trabajar, estamos allí como Sus siervos. Estas son algunas de las razones de Dios para establecer el trabajo, cada una de ellas comienza con la letra «P»: propósito, provisión, productividad, placer a los ojos y proporcionar orden.

Comencemos con el Propósito. Piensa en Dios como un comandante militar que supervisa una guerra. Muchos de su pueblo son soldados, pero algunos son cocineros, mecánicos, contadores o mercaderes que reclutan soldados. Cada persona tiene un papel individual que desempeñar con el propósito general de ganar la guerra. En Proverbios 19:21 leemos: «Puedes hacer todos los planes que quieras, pero el propósito del Señor prevalecerá» [NTV]. Necesitamos entender que nuestro trabajo es importante para Dios, cualquiera que sea nuestro papel. Esfuércese por descubrir y llevar a cabo su propósito vocacional designado de tal manera que contribuya al propósito último y eterno de Dios en su vida.

La segunda de las razones de Dios para el trabajo es la Provisión. Cuando Dios estaba creando los cielos y la tierra, realizó su obra de forma que el hombre y todos los animales tuvieran un medio de provisión y sustento. En Génesis 1:29 leemos: «¡Miren! Les he dado toda planta que da semilla y que está sobre toda la tierra, y todo árbol que da fruto y semilla. Ellos les servirán de alimento» [RVC]. Del mismo modo, el trabajo que Dios ha ordenado que hagamos está diseñado en parte para que podamos proporcionar las provisiones diarias para nuestras necesidades. Desafortunadamente, muchas personas creen que la provisión es el único propósito de su trabajo, dejando un vacío en la vida.

La tercera razón de Dios para trabajar es la Productividad. En el siglo XIX, habría parecido imposible que la Tierra pudiera producir suficientes alimentos para sustentar a siete mil millones de personas. Sin embargo, Dios proporcionó una visión divina a varios inventores que ayudaron a marcar el comienzo de la Revolución Industrial. Sus inventos llevaron la productividad a un nivel que permitió que el abastecimiento de alimentos se disparara, superando todas las expectativas.

Cuando Dios creó al hombre, su primer mandamiento fue: «Sean fructíferos y multiplíquense. Llenen la tierra y gobiernen sobre ella. Reinen sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que corren por el suelo» [Génesis 1:28 NTV]. Él desea que seamos fructíferos o productivos en todo lo que hagamos, incluido nuestro trabajo. El aumento de la productividad sirve mejor a nuestros clientes y nos satisface más a medida que nos esforzamos por mejorar.

La cuarta razón por la que Dios ordenó el trabajo se puede denominar Placer a los ojos. Cuando era banquero, manejaba el financiamiento de un nuevo torneo de golf. Cuando se terminó ese torneo, participé en la segunda ronda de golf que se jugó. Mientras estaba de pie en el impecablemente cuidado campo de golf, rodeado de un entorno increíblemente hermoso y de vida animal, encontré mi corazón conectado instantáneamente con Dios por la belleza que había experimentado.

En Génesis 2:9 leemos: «Luego Dios hizo que creciera allí toda clase de árboles; eran hermosos y daban fruta muy sabrosa…» [TLA]. Dios estaba interesado en crear algo no sólo práctico y funcional, sino también estéticamente agradable a los demás. A medida hacemos nuestro trabajo, debemos esforzarnos por hacer lo mismo.

La última de las «P» de las razones del Señor para crear el trabajo para la humanidad es Proporcionar orden. Servimos a un Dios de orden, no de caos. Tomó un mundo oscuro y sin forma y le dio orden, incluidos los días y las estaciones, lo que nos permitió administrar mejor nuestro tiempo. Génesis 1:14 nos dice: «Entonces Dios dijo: “Que aparezcan luces en el cielo para separar el día de la noche; que sean señales para que marquen las estaciones, los días y los años. Que esas luces en el cielo brillen sobre la tierra”; y eso fue lo que sucedió» [NTV]. Los contadores y muchos otros profesionales ayudan a aquellos de nosotros que creamos el caos para poner algo de estructura y orden en nuestras vidas. Nuestro trabajo a veces sirve mejor a Dios al poner orden en un mundo caótico.

Copyright 2019, Unconventional Business Network (anteriormente Integrity Resource Center, Inc). Adaptado con permiso de «Integrity Moments with Rick Boxx», un comentario sobre cuestiones de integridad en el lugar de trabajo desde una perspectiva cristiana. Para obtener más información sobre su ministerio o suscribirse a los Integrity Moments diarios de Rick, visite www.unconventionalbusiness.org. Su último libro e inspiración para su nuevo nombre de ministerio, Unconventional Business, proporciona «Cinco claves para hacer crecer el negocio a la manera de Dios».

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, presidente
2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ U.S.A.

TEL .: 520-334-1114 ▪ E-MAIL: mmanna@cbmcint.org

Sitio Web: www.cbmcint.org Por favor, dirija cualquier petición en ingles o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.