La vida es usualmente mejor con los demás

Por Jim Mathis

Un domingo a principios de este año, mi esposa y yo fuimos a la iglesia. En nuestra iglesia, la adoración podría describirse mejor como una fiesta para Dios. Siempre la pasamos muy bien. A pesar de que cada servicio dura oficialmente solo una hora, normalmente estamos allí durante al menos tres horas, tomando café, hablando con viejos amigos y conociendo nuevos. Esto parece ser parte de lo que la Biblia quiere decir cuando expresa: «No dejemos de reunirnos, como hacen algunos. Al contrario, animémonos cada vez más a seguir confiando en Dios…» [Hebreos 10:25 TLA].

Más tarde, ese mismo día, fui a un trabajo temporal que tengo en una compañía que prepara declaraciones de impuestos. Como era el día del Super Bowl del fútbol americano profesional, la oficina avanzaba sin tanta prisa, ahí tenemos equipo internacional con algunos brillantes profesionales de impuestos inmigrantes, que suelen ser muy divertidos. Nos lo pasamos bien y las horas pasaron rápidamente.

Después de eso fui a una reunión para ver el juego del Super Bowl organizada por nuestra asociación de colonos. Probablemente ni siquiera habría visto el juego si hubiera estado en casa, pero pasar el rato con los vecinos, hablar y disfrutar de la compañía uno del otro hizo que fuera una buena noche.

Siendo introvertido por naturaleza, necesito unas cuentas horas para desacelerarme después de pasar un día entero rodeado de personas, pero puedo decir, sin lugar a dudas, que «la vida es mejor juntos». Los buenos tiempos son mejores, y los malos no son tan malos, si los compartimos con vecinos, compañeros de trabajo, hermanos de la iglesia, amigos y familiares.

En las Escrituras leemos mucho sobre las virtudes de estar con otras personas, no solo para socializar sino también para realizar un trabajo importante. Aquí hay algunos principios que enseña que tienen aplicación universal:

Juntos podemos compartir la carga. A menudo se ha observado que dos caballos tirando juntos pueden mover varias veces la carga que un caballo puede tirar. Lo mismo a menudo se aplica a nosotros en el lugar de trabajo, especialmente cuando el proyecto que emprendemos es especialmente desafiante. «Es mejor ser dos que uno, porque ambos pueden ayudarse mutuamente a lograr el éxito. Si uno cae, el otro puede darle la mano y ayudarle; pero el que cae y está solo, ese sí que está en problemas. Del mismo modo, si dos personas se recuestan juntas, pueden brindarse calor mutuamente; pero ¿cómo hace uno solo para entrar en calor?  Alguien que está solo puede ser atacado y vencido, pero si son dos, se ponen de espalda con espalda y vencen; mejor todavía si son tres, porque una cuerda triple no se corta fácilmente» [Eclesiastés 4:9-12 NTV].

Juntos podemos trabajar para mejorar nuestros niveles de habilidad. Incluso las personas más talentosas pueden beneficiarse de interactuar con otros. Podemos reforzar las fortalezas de los demás, hacer sugerencias de mejora e incluso señalar los puntos ciegos de los demás. «Para afilar el hierro, la lima; para ser mejor persona, el amigo» [Proverbios 27:17 TLA].

Juntos podemos asumir responsabilidades que una sola persona no puede soportar sola. A Moisés se le había dado la responsabilidad de sacar a los israelitas de la esclavitud en Egipto. En poco tiempo se dio cuenta de que era incapaz de resolver todos sus problemas y abordar sus conflictos. En respuesta, Dios designó a los ancianos, se trataba de otros líderes respetados, para asumir las responsabilidades menores y liberar a Moisés al hacerle llegar sólo los problemas más importantes que surgían. Sería prudente buscar ayuda similar cuando sea necesario. «No puedo yo solo soportar a todo este pueblo, que me es pesado en demasía» [Números 11:14 RVR].

Mirando mi calendario, puedo ver que esta será una buena semana, porque tengo cuatro reuniones programadas con amigos para el desayuno, el almuerzo o simplemente para platicar. La vida es mejor cuando la tratamos como un deporte de equipo. Viva y trabaje con amigos donde sea que los encuentre.

Jim Mathis es dueño de un estudio de fotografía en Overland Park, Kansas, especializado en fotografía ejecutiva, comercial y teatral, y recientemente abrió una escuela de fotografía.

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, presidente
2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ U.S.A.

TEL .: 520-334-1114 ▪ E-MAIL: mmanna@cbmcint.org

Sitio Web: www.cbmcint.org

Por favor, dirija cualquier petición en ingles o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.