La tensión entre trabajar y esperar

Cuando estaba creciendo, mi madre a menudo decía: «Todas las cosas buenas le llegan al que espera, mientras el que espera, trabaja como desesperado mientras espera».

Sí, mi mamá y mi papá estaban concentrados y motivados. Habían sobrevivido a la Gran Depresión y no querían que nadie en su propia familia tuviera esas experiencias. Por lo tanto, los valores y las virtudes del trabajo duro, incluso a costa de otras cosas, se impartieron vigorosamente en nuestra mentalidad.

Recuerdo que pensaba cuando era niño: «Cuando crezca, NO seré como mi padre». Pero me convertí exactamente en él, no sólo por ser muy trabajador sino también en estar muy motivado, centrado en completar la tarea y en cosechar las recompensas que me brindan. Cumpliendo el dicho: «Una manzana no cae lejos del árbol», había modelado mi vida siguiendo a mi padre en la medida en que a menudo escuchaba a alguien decir: «Eres como tu viejo».

Por favor, entienda, heredé muchos rasgos positivos y obtuve buenas lecciones de mis padres. Y aprecié eso. Sin embargo, a medida que envejezco, he aprendido a confiar menos en el poder de mi propia carne y, en su lugar, a partir del reconocimiento de que mi verdadera identidad, propósito y forma de vida provienen del Señor.

Le animo a que considere las palabras de Hannah Whitall Smith en su clásico libro devocional llamado: Streams in the Desert:

«Un espíritu tranquilo tiene un valor inestimable para llevar a cabo actividades externas, y en nada obstaculiza el trabajo de las fuerzas espirituales ocultas, de las cuales, después de todo, realmente nuestro éxito depende de ellas en todo, como un espíritu de inquietud y ansiedad.

»Hay un inmenso poder en la quietud. Un gran hombre dijo una vez: “Todas las cosas le ocurren a quienes saben confiar y guardar silencio”. Las palabras están llenas de significado. La comprensión de este hecho cambiaría inmensamente nuestra forma de trabajar. En lugar de luchas interminables, “descansaríamos” confiadamente ante el Señor, y dejaríamos que las fuerzas divinas de su Espíritu obraran en silencio los fines a los que aspiramos».

Esta perspectiva, por supuesto, va en contra de la filosofía típicamente urgente en que vivimos, la cual rige a muchos de nosotros cuando asumimos nuestras responsabilidades diarias de trabajo. Sin embargo, la experiencia me ha enseñado que también hay un gran beneficio en un esfuerzo decidido por cultivar un espíritu tranquilo y practicar la quietud a pesar del caos que nos rodea. Aquí hay un par de principios que he aprendido y aplicado de la Biblia:

Esté dispuesto a disminuir la velocidad y esperar en Dios, en lugar de intentar que las cosas sucedan a por usted mismo. En nuestro mundo acelerado y de alto estrés, se necesita una gran resolución para salir de la carretera y confiar en Dios para que nos guíe y resuelva las dificultades y los desafíos que podemos enfrentar. Requiere fe, pero he aprendido que confiar en el Señor y nunca me ha fallado. «Estad quietos, y sabed que yo soy Dios; exaltado seré entre las naciones, exaltado seré en la tierra» [Salmo 46:10 RVR].

Al mismo tiempo que disminuimos la velocidad, también debemos presentar nuestras preocupaciones a Dios. La preocupación y la ansiedad son compañeros constantes para muchos de nosotros en el lugar de trabajo, pero generalmente son emociones contraproducentes. Cuanto más nos preocupamos, menos logramos. La oración, por otro lado, puede lograr mucho más de lo que podemos imaginar. «No se preocupen por nada; en cambio, oren por todo. Díganle a Dios lo que necesitan y denle gracias por todo lo que él ha hecho» [Filipenses 4:6 NTV].

La Biblia nos insta a trabajar, y trabajar diligentemente. Pero también enseña que hay momentos en que es mejor esperar, estar quieto y observar para ver lo que Dios puede hacer.

Ken Korkow vive en Omaha, Nebraska, E.E.U.U., donde él sirve como un director de área para CBMC. Adaptado del “Fax de Vida” una columna que escribe cada semana. Usado con permiso.

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, presidente
2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ U.S.A.

TEL .: 520-334-1114 ▪ E-MAIL: mmanna@cbmcint.orgSitio Web: www.cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.