¿Gratificación inmediata o ganancia a largo plazo?

Por Ken Korkow

Mirando mi vida en retrospectiva, encuentro que muchas veces quería todo. Y la mayoría de esas veces ¡lo quería al instante! Entonces, me mantuve enfocado, concentrándome y dedicando todo mi tiempo y energía para lograr lo que quería. Empujé, y empujé fuerte. Gran parte del tiempo obtuve lo que pretendí. Pero lo que no obtuve fue paz, satisfacción o contentamiento. Encontré que la gratificación instantánea llegó, y se fue, además se fue rápido; dejándome ansioso y con hambre de alcanzar mi siguiente «deseo».

¿Y qué hay de ti? ¿Te encuentras feliz, contento con dónde estás y con lo que tienes? ¿O siempre estás luchando por lo siguiente, decidido a alcanzar cualquier objetivo que ocupe tu mente en este momento?

Hay una alternativa. Tenemos una opción, una elección personal. En lugar de buscar la satisfacción instantánea de nuestros deseos, ya sean personales o profesionales, podemos invertir nuestro tiempo, talento y tesoro para lograr cosas que realmente importen a largo plazo.

Por ejemplo, pasé un par de años y gasté muchos miles de dólares para obtener un título universitario de posgrado en negocios, porque en ese momento pensé que eso era importante —incluso esencial— para el éxito profesional. Pero muchos años después me di cuenta de que habría estado mucho mejor el haber invertido la misma cantidad de tiempo y esfuerzo en buscar en la Biblia para obtener la sabiduría de Dios sobre el dinero, los negocios y las relaciones, cosas que yo creía falsamente que se podían obtener con un título universitario en negocios.

También pasé demasiado tiempo en el materialismo, comprando cosas que no necesitaba, con dinero que no tenía, para impresionar a personas a las que no les importaba. Si tan solo hubiera aprendido antes lo que dijo Jesucristo sobre la búsqueda inútil del dinero y las cosas tangibles que puede comprar, en lo que se ha llamado el «sermón del monte», Jesús dijo:

«No almacenes tesoros aquí en la tierra, donde las polillas se los comen y el óxido los destruye, y donde los ladrones entran y roban. Almacena tus tesoros en el cielo, donde las polillas y el óxido no pueden destruir, y los ladrones no entran a robar. Donde esté tu tesoro, allí estarán también los deseos de tu corazón» [Mateo 6:19-21 NTV].

Sí, ahora siento pena y arrepentimiento por mis esfuerzos desperdiciados, mi tiempo perdido y mi dinero despilfarrado. Sin embargo, para mí, eso es ha quedado en el pasado. Lo que puedo hacer es redirigir mi tiempo y mi energía para redefinir mis prioridades. Ahora busco invertir mi «horario estelar», me refiero a las mejores horas de cada día, para tratar de conocer a Cristo íntimamente, y construir mi relación con Él, leyendo las Escrituras y orando, y viviendo para Él de manera más intencional.

El dinero —sin importar cuánto se tenga— puede desaparecer muy rápidamente. Incluso las personas más ricas que he conocido —y no han sido pocas— han descubierto que el valor del dinero puede estar muy sobrevalorado. No puede comprar felicidad, no pueden comprar paz, no pueden comprar satisfacción. El dinero Puede traer diversión, pero eso es solo temporal; las cosas que adquirimos, por más que sean nuevas, eventualmente se volverán viejas, se dañarán se gastarán.

Por otro lado, el tiempo puede traernos todas y cada una de estas cosas, solo depende de cómo lo usemos. El tiempo es nuestro activo más esencial. Tu reloj, así como el mío, está haciendo tic-tac rápidamente. Cuando consideramos cuán cortas son nuestras vidas en la tierra, es importante darnos cuenta de que cómo vivimos ahora nos prepara para la eternidad.

Todos los días nos enfrentamos con opciones: gratificación instantánea o ganancias a largo plazo. ¿Cuál elegirás? ¿Cómo afectarán las decisiones que tomes hoy a la calidad de tu eternidad?

Ken Korkow vive en Omaha, Nebraska, EE. UU., Donde se desempeña como director de área para CBMC. Esto está adaptado de su columna «Fax of Life». Usado con permiso.

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, Presidente

2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ EE. UU.

TEL .: 520-334-1114 ▪ CORREO ELECTRÓNICO: mmanna@cbmcint.org

Sitio web: www.cbmcint.org Dirija cualquier solicitud o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.