Fallas del “principio de Peter”

Por Rick Boxx

Hace años, el mundo de los negocios quedó cautivado por un libro llamado «El Principio de Peter», escrito por el Dr. Laurence J. Peter. El libro se centró en una trampa común de avance en el liderazgo: si promovemos continuamente a los de alto desempeño, eventualmente los llevaremos a un nivel de incompetencia. En otras palabras, el éxito a través del esfuerzo no garantiza el éxito a niveles de mayor autoridad y responsabilidad.

Aunque el libro del Dr. Peter se publicó por primera vez hace más de 40 años, este «Principio de Peter» continúa siendo practicado hoy, frecuentemente en detrimento de individuos y de las organizaciones que los emplean. De acuerdo con Harvard Business Review, los investigadores Alan Benson y Kelly Shue probaron esta teoría estudiando qué tan bien se desempeñaba el personal de ventas cuando los ascendían a cargos administrativos.

Benson y Shue descubrieron que los vendedores de alto rendimiento a menudo no eran buenos gerentes, confirmando así el principio de Peter. Cuando se ofrece una promoción, algunas personas la aceptan por la compensación adicional que viene con ella. O toman la nueva posición por orgullo, desean el estatus o la autoridad en la acompaña, en lugar de considerar con humildad y honestidad sus habilidades, evaluando si el rol propuesto sería el mejor para ellos. El no percibir que podrían convertirse en «clavijas cuadradas» que luchan por encajar en «agujeros redondos» puede conducir a fallas innecesarias.

Por ejemplo, las personas cuyas habilidades persuasivas y personales les permiten sobresalir en ventas, pueden carecer de las habilidades administrativas o del liderazgo necesario para manejar con eficacia los desafíos de administrar y dirigir a otros. Tal promoción podría ser más una pena que una recompensa.

Las consecuencias de trasladar a los empleados de alto desempeño a roles nuevos muy diferentes son importantes en varios niveles. Para una empresa, lo ideal sería que cada individuo se ubicara en posiciones donde puedan sobresalir y prosperar. El dicho de que una cadena es tan fuerte como su eslabón más débil se aplica a las personas que son promovidas más allá de sus capacidades.

En los deportes, no todos los atletas estelares están preparados para experimentar el mismo éxito que los gerentes, entrenadores o ejecutivos deportivos. Del mismo modo, promover a alguien a un rol que requiera habilidades y dones diferentes, puede resultar frustrante para todos. Algunas personas pueden encontrar una gran alegría y satisfacción en su posición actual, pero se vuelven miserables en otro rol para el que no son adecuados. Al mismo tiempo, aquellos que quedarían como sus subordinados, podrían verse sofocados en su propia productividad.

La Biblia ofrece valiosa información sobre cómo evitar este dilema:

Busque sabiduría para discernir la mejor manera de utilizar los talentos y habilidades de las personas. Los líderes eficaces aprenden a comprender a las personas que trabajan para ellos: sus habilidades, intereses, objetivos y limitaciones. Las decisiones de progreso deben tomarse teniendo en cuenta todos esos factores. «Asegúrate de saber cómo están tus rebaños; cuida mucho de tus ovejas» [Proverbios 27:23 NVI].

No dejes que el orgullo o la ambición desvíen tu carrera. Sin lugar a dudas, la excelencia debe ser reconocida y recompensada. «¿Has visto a alguien realmente hábil en su trabajo? Servirá a los reyes en lugar de trabajar para la gente común» [Proverbios 22:29 NTV]. Sin embargo, la ambición y el deseo de reconocimiento pueden llevar a decisiones de carrera deficientes. Proverbios 29:23 enseña: «La soberbia humilla al hombre; al humilde de espíritu lo sostiene la honra» [RVC].

Si desea honor por su trabajo, concéntrese en lo que hace mejor y pídale a su empresa que recompense sus éxitos de manera apropiada.

Copyright 2018, Unconventional Business Network (anteriormente Integrity Resource Center, Inc). Adaptado con permiso de “Integrity Moments with Rick Boxx”, un comentario sobre cuestiones de integridad en el lugar de trabajo desde una perspectiva cristiana. Para obtener más información sobre su ministerio o suscribirse a los Integrity Moments diarios de Rick, visite www.unconventionalbusiness.org. Su último libro e inspiración para su nuevo nombre de ministerio, Unconventional Business, proporciona “Cinco claves para hacer crecer el negocio a la manera de Dios”.

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, presidente
2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ U.S.A.

TEL .: 520-334-1114 ▪ E-MAIL: mmanna@cbmcint.org

Sitio Web: www.cbmcint.org Por favor, dirija cualquier petición en ingles o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.