Estrategias no convencionales

Por Rick Boxx

Por el año de 1880, el empresario Henry Crowell compró un molino de avena para producir alimentos para caballos. A pesar de que Crowell tenía grandes expectativas cuando comenzó, estaba luchando con el negocio y decidió recurrir a Dios en oración, buscando una solución creativa para sus problemas comerciales. Se había quedado sin ideas para expandir su empresa de alimento para caballos.

En respuesta a sus oraciones, Dios llevó a Henry a embarcarse en un concepto que pocas personas, habrían podido imaginar. Crowell cambiaría su «mercado» de avena, y comenzó a vender su avena a la gente, como un cereal de desayuno. Esta era una estrategia poco convencional, ya que la avena tradicionalmente se vendía en barriles infestados de insectos en tiendas generales como alimento para caballos. ¡Ningún ser humano razonable querría comprar avena infestada de insectos!

Vender avena para el consumo humano parecía tonto en el mejor de los casos, loco en el peor, y los críticos de Crowell se estaban riendo a costa suya. Sin embargo, nuevamente en respuesta a sus oraciones, Dios le dio otra idea: diseñaría una caja de cartón que podría llenarse con avena empacada para colocarse en los estantes de las tiendas de comestibles. Las cajas de cartón estarían selladas, impenetrables para los insectos que quisieran devorar la avena como alimento.

Hoy, la empresa de Crowell se ha hecho prominente en el mundo de la venta minorista de alimentos y es ampliamente conocida como Quaker Oats. La compañía ahora vende no solo avena y harina de avena, sino una variedad de otros cereales y productos alimenticios. ¡Todo porque no pudo vender suficiente avena para alimentar a los caballos!

Con mucha frecuencia, tratamos de enfrentar nuestros desafíos comerciales solos, determinados a confiar en nuestra propia innovación e ingenio. Esto, nos dice la Biblia, es una verdadera tontería cuando podemos invocar la sabiduría y los recursos del Dios Creador. Como dice el libro de los Proverbios: «Podemos hacer nuestros planes, pero el Señor determina nuestros pasos» [verso 16:9 NTV]. Para decirlo de otra manera, muchas veces nos sentimos inclinados a pensar: «Sé lo que tengo que hacer». Lo hacemos, mientras Dios espera que preguntemos para que Él pueda responder: «Tengo una idea mucho mejor». Aquí hay algo más de sabiduría de las Escrituras:

No insista en descifrar todo. A veces, en nuestro orgullo, arrogancia o testarudez, sentimos que debemos comprender exactamente qué debemos hacer y por qué. Dios, sin embargo, tiene una perspectiva diferente: «Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas» [Proverbios 3:5-6 NTV].

Encomienda tu trabajo a Dios y confía en que Él te guiará. Cuando nos tientan a «compartimentar» nuestra fe, restringiéndola a entornos espirituales como un servicio de adoración o una lectura devocional privada, debemos recordar que Dios quiere involucrarse en cada área de nuestras vidas, incluido el trabajo que hacemos. «Confía en el Señor, y practica el bien; así heredarás la tierra y la verdad te guiará. Disfruta de la presencia del Señor, y él te dará lo que de corazón le pidas. Pon tu camino en las manos del Señor; confía en él, y él se encargará de todo; hará brillar tu justicia como la luz, y tu derecho como el sol de mediodía» [Salmo 37:3-6 RVC].

La moraleja de esta historia es que si necesita nuevas ideas o una estrategia poco convencional para su lugar de trabajo, ore, escuche y deje que Dios guíe sus pasos.

Copyright 2018, Unconventional Business Network (anteriormente Integrity Resource Center, Inc). Adaptado con permiso de “Integrity Moments with Rick Boxx”, un comentario sobre cuestiones de integridad en el lugar de trabajo desde una perspectiva cristiana. Para obtener más información sobre su ministerio o suscribirse a los Integrity Moments diarios de Rick, visite www.unconventionalbusiness.org. Su último libro e inspiración para su nuevo nombre de ministerio, Unconventional Business, proporciona “Cinco claves para hacer crecer el negocio a la manera de Dios”.

 

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, presidente
2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ U.S.A.

TEL .: 520-334-1114 ▪ E-MAIL: mmanna@cbmcint.org

Sitio Web: www.cbmcint.org

Por favor, dirija cualquier petición en ingles o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.