Estableciendo la línea para superar las expectativas

Por Robert J. Tamasy

¿Cuándo fue la última vez que hiciste negocios con alguien y te sentiste abrumado de manera positiva? ¿Una experiencia que solo pudiera ponerse en palabras como «increíble»?

Tal vez tan solo se trató del trato con el representante de algún fabricante que fue mucho más allá de lo que se le  solicitó con tal de asegurarse de que tus necesidades fueran satisfechas. O una tienda minorista que hizo un esfuerzo adicional para asegurarse de que estabas totalmente satisfecho con tu compra. Tal vez un restaurante donde la comida era excepcional, el ambiente era magnífico y el servicio que recibiste, desde el momento en que llegaste hasta el momento de irte, superó cualquier expectativa que pudieras haber tenido. O ahora, con la abrumadora necesidad de las conexiones remotas, recibiste un servicio con un trato cercano, cálido y totalmente personalizado.

En el mundo de hoy, tales experiencias parecen ser más la excepción que la regla. Cada vez más, en nombre de obtener ganancias, se intentan reducir los costos, o en algunos casos, por pura pereza, el servicio más allá de la norma es esporádico. En lugar de ser receptores de «lo mejor», nos vemos obligados a aceptar lo que se considera «suficientemente bueno».

Sin embargo, a lo largo de los años, me he encontrado con algunas empresas que hicieron del servicio excepcional parte de sus declaraciones de misión. Recuerdo una compañía de transporte que siguió el lema: «Nuestro objetivo es superar sus expectativas». ¿No sería maravilloso si esa fuera la práctica común, en lugar de la excepción?

Hay varios pasajes en la Biblia que hablan de esta virtud, subrayando cuán valiosa puede ser una actitud de exceder las expectativas. Todo comienza con Dios, nuestro Creador, que desea servir como nuestro modelo de excelencia en todo lo que hacemos. Aquí hay algunos principios sobre exceder las expectativas que encontramos en las Escrituras:

Haz más de lo esperado. ¿Te gustaría que los proveedores te atendieran sin reparos y en abundancia? Esto es lo que Dios quiere hacer por nosotros, en nosotros, y a través de nosotros: «Y a Aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que actúa en nosotros» [Efesios 3:20 RVR].

Recuerda a quién estás sirviendo. Por lo general, la forma en que abordamos nuestro trabajo depende de cómo veamos a aquellos a quienes servimos. A veces estamos tentados a hacer apenas lo suficiente para sobrevivir, pero si tenemos en cuenta quién evaluará nuestros esfuerzos, eso marcará una gran diferencia en la calidad de nuestro trabajo y en las actitudes que lo definen. «Trabajen de buena gana en todo lo que hagan, como si fuera para el Señor y no para la gente. Recuerden que el Señor los recompensará con una herencia y que el Amo a quien sirven es Cristo» [Colosenses 3:23-24 NTV].

Supera las expectativas incluso de aquellos que no te agradan. Muchas veces, estamos dispuestos a hacer más, yendo más allá de lo esperado, para satisfacer a las personas que nos agradan, a aquellos de quienes esperamos algún tipo de beneficio. Pero, ¿qué pasa con las personas que no nos gustan, aquellos que parecen haber hecho de su misión personal el hacernos miserables? Jesús nos dio estas órdenes radicales: «Ustedes han oído que fue dicho: “Ojo por ojo, y diente por diente.” Pero yo les digo: No resistan al que es malo, sino que a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, preséntale también la otra; al que quiera provocarte a pleito para quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos» [Mateo 5:38-41 RVC]. Hoy, más que nunca, es momento para ir más allá de las expectativas.

© 2020. Robert J. Tamasy ha escrito numerosos libros, incluidos los Embajadores del Mercado: el Legado Continuo de Evangelismo y Discipulado del CBMC; Negocios en su máxima expresión: Sabiduría intemporal de Proverbios para el lugar de trabajo de hoy; Legados de penachos; The Heart of Mentoring, en coautoría con David A. Stoddard; y ha editado otros. El blog quincenal de Bob es: www.bobtamasy.blogspot.com.

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, Presidente

2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ EE. UU.

TEL .: 520-334-1114 ▪ CORREO ELECTRÓNICO: mmanna@cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.