¿Esperando santidad en los negocios?

Por Robert J. Tamasy

Supón que intentas identificar los rasgos que consideras más importantes para un empleador, un empleado, un cliente o un proveedor. ¿Cuáles serían? Puede parecer simple enumerar cualidades como talento, habilidad, confiabilidad y efectividad, junto con algunas otras. Pero ¿qué tal incluir… santidad?

¿Santidad? Cuando escuchamos esa palabra, evoca imágenes de personas y ritos religiosos, tal vez alguien secuestrado en un monasterio aislado en algún lugar realizando rituales que no tienen conexión con la vida cotidiana y el trabajo. Pero en verdad, de eso no se trata la «santidad».

Sí, un diccionario define la palabra como «la calidad o el estado de ser santo». Los sinónimos sugeridos incluyen «bendición, devoción, piedad, misericordia, humanidad, honestidad». Todos estos términos parecen no tener nada que ver con el mercado, al menos en el siglo 21. Pero un orador que escuché recientemente explicó que, en sus raíces, la santidad significa cosas como «integridad y calidad».

En ese contexto, ¿no sería deseable encontrar «santidad» en aquellos para quienes trabajamos, aquellos que trabajan para nosotros, las personas que compran nuestros bienes y servicios, y aquellos que proporcionan los recursos que necesitamos? ¿No sería deseable que otros encuentren esas características de santidad en nosotros mismos?

Debo admitir que ha habido pocas veces —si es que hubo alguna— cuando pensé: «ahí va alguien que exhibe santidad». Sin embargo, al reflexionar sobre las miles de personas que he encontrado a lo largo de mi carrera en diferentes entornos, algunas personas han demostrado integridad, calidad, humildad, compasión, honestidad y sinceridad distintivas, incluso inusuales. Ciertamente habrían entrado en la definición de santidad del orador antes mencionado.

Entonces, ¿cómo respondemos a esta idea? ¿Cómo encontramos santidad en los demás? ¿Cómo podemos, o debemos, cultivarlo en nosotros mismos? No es sorprendente que la Biblia ofrezca algunas sugerencias:

Busca e imita a las personas que modelan la santidad. ¿Hay alguien que conozcas que, en términos de integridad, calidad y virtudes similares, pueda encajar en la categoría de «santidad»? Si es así, trata de pasar tiempo con esa persona, incluso pídele que sea tu mentor y maestro. Luego trata de ser como es, y trata de influir positivamente en los demás. «No dejen de poner en práctica todo lo que aprendieron y recibieron de mí, todo lo que oyeron de mis labios y vieron que hice…» [Filipenses 4:9 NTV]. «Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros» [2 Timoteo 2:2 RVR].

Busca una forma diferente de pensar. Trabajamos y vivimos en entornos donde la santidad parece un concepto extraño. El mundo que nos rodea quiere «presionarnos en su molde». Mediante un acto consciente de la voluntad, podemos resistir tal presión y luchar por estándares más altos de pensamiento y acción. «Y no vivan ya como vive todo el mundo. Al contrario, cambien de manera de ser y de pensar. Así podrán saber qué es lo que Dios quiere, es decir, todo lo que es bueno, agradable y perfecto» [Romanos 12:2 TLA].

Aprópiate del poder para convertirte en una persona santa. La Biblia enseña a quienes han comprometido sus vidas a seguir a Jesucristo, que se les ha dado una nueva vida, una nueva capacidad de vivir de una manera que antes no podían. «Con respecto a la vida que antes llevaban, se les enseñó que debían quitarse el ropaje de la vieja naturaleza, la cual está corrompida por los deseos engañosos; ser renovados en la actitud de su mente; y ponerse el ropaje de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios, en verdadera justicia y santidad» [Efesios 4:22-24 NVI].

© 2020. Robert J. Tamasy ha escrito numerosos libros, incluidos los Embajadores del Mercado: el legado continuo de evangelismo y discipulado del CBMC; Negocios en su máxima expresión: Sabiduría intemporal de Proverbios para el lugar de trabajo de hoy; Legados de penachos; The Heart of Mentoring, en coautoría con David A. Stoddard; y ha editado otros libros. El blog quincenal de Bob es: www.bobtamasy.blogspot.com.

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, presidente
2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ U.S.A.

TEL .: 520-334-1114 ▪ E-MAIL: mmanna@cbmcint.orgSitio Web: www.cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.