ENCONTRANDO LA PAZ EN MEDIO DEL CAMBIO

Por Catherine Gates

Para la mayoría de las personas, el cambio es inquietante, incluso la simple idea de ello. Tendemos a encontrar la comodidad en lo conocido, incluso cuando lo conocido no funciona tan bien. Algunas de las principales razones por las cuales las personas se resisten al cambio incluyen: una sensación de pérdida de control; miedo a sorpresas inesperadas; romper la rutina y tener que aprender todo de nuevo; miedo al fracaso, o al menos miedo a cometer errores y producir un trabajo de calidad inferior durante el proceso de aprendizaje. Si se trata de un cambio completo en el estado del trabajo, como un despido, los temores pueden aumentar exponencialmente.

Dada esta preferencia prevaleciente por un ámbito familiar, ¿cómo es posible encontrar la paz en medio del cambio, especialmente ese cambio que parece una verdadera conmoción? Solo sé de una manera: la fe.

He tenido muchos cambios en mi vida, algunos bienvenidos, otros no tanto. Han incluido la reestructuración organizativa, los despidos y un cambio completo en la carrera profesional que tuvo giros y vueltas durante 16 años. Un cambio muy dramático significó mudarse a la mitad del país sin perspectivas de trabajo. Me refiero a esa temporada como mi «experiencia de Abraham»: me mudé a un lugar donde no tenía conexiones. No tenía idea de cómo era el mercado laboral. Y no tenía idea de cómo encajaría en la cultura. Pero sentí que Dios me estaba guiando allí.

La historia de Abraham nos da ánimo y esperanza en tiempos de cambio en muchos niveles. Dios le pidió a Abraham que dejara todo lo que tenía (familia, amigos, hogar y tierra) para ir a un lugar que después se lo «mostraría». Dios no dijo dónde o cómo sería. Dios le dijo a Abraham —o Abram, en ese momento—, que sería bendecido. Abram se mudó a tierras extranjeras, pasó hambre, luchó contra enemigos y pasaron muchos años sin que pudiera tener hijos. Pero Dios le dijo que su descendencia sería tan numerosa como las estrellas. El libro del Génesis nos dice: «Y Abram creyó al Señor, y el Señor lo consideró justo debido a su fe» [Génesis 15:6 NTV].

¿Cómo podemos superar esos momentos sin sentirnos abrumados por el miedo y la ansiedad? Abraham nos sirve como un gran ejemplo. Aquí tres de las muchas lecciones que podemos aprender de su vida:

Busque permanecer en el Señor. Abraham permaneció cerca de Dios, buscando su voluntad y siguiendo su dirección. Como seguidores de Jesucristo, tenemos el Espíritu Santo en nosotros para guiarnos y dirigirnos. Permanecemos en Dios leyendo y estudiando la Biblia, mediante la oración y dando gracias. Cuando permanecemos de esta manera, recibimos sabiduría y guía para dar los mejores pasos.

Aprenda a someterse a Dios. Aunque a menudo no tenía sentido, Abraham se sometió a la voluntad de Dios, dando el ejemplo para nosotros de lo que significa ser obediente. Cuando obtenemos las cosas por nuestras propias manos, le decimos a Dios: «Tengo esto. No te necesito». Ese es un pensamiento aterrador. Siempre necesitamos a Dios porque no sabemos lo que nos depara el futuro. Pero Él lo hace. Y su plan es siempre mucho mejor que el nuestro.

Nunca deje de confiar en Dios. Abraham no tuvo a su hijo prometido hasta que cumplió 100 años, 25 años después de que Dios le hizo la promesa. Pero Abraham nunca dejó de confiar en Dios. Cuando miro hacia atrás en mi vida, puedo ver que Dios siempre ha llegado. Puede llevar tiempo, a veces años, pero Dios usa el tiempo para prepararnos para las mejores cosas que ha planeado.

La historia de Abraham me ha inspirado a estar continuamente cerca de Dios y confiar en él. A medida que aumente su confianza en Dios, dé gracias en todas las circunstancias y ore peticiones específicas, Dios le dará su paz, la cual sobrepasa todo entendimiento [ver Filipenses 4:6-7], confiando en su bondad y en sus obras maravillosas.

© 2018, Temas de trabajo. Catherine Gates es directora de Outreach & Engagement at Workmatters. La Sra. Gates tiene más de 30 años de experiencia en el mercado en una variedad de industrias, incluida la tecnología, las ventas y el desarrollo de liderazgo. Ella ha supervisado y contribuido al desarrollo de todos los estudios de Workmatters, diseñados para equipar a los líderes del mercado con principios bíblicos para su trabajo. Ella es una apasionada de ayudar a otros a aprovechar más de su potencial dado por Dios. Para obtener más información, visite workmatters.org.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.