En los negocios y en la vida

Por Jim Langley

Juego al golf desde que tenía 19 años y aún recuerdo cuando jugué mis primeros nueve hoyos en el campo de golf de la Universidad Texas A&M sin ninguna instrucción previa. Hasta los atletas expertos deberían recibir algún entrenamiento antes de jugar una partida de golf por primera vez. ¡Como me tocó descubrirlo!

El golf fue, con mucho, el deporte más difícil que había intentado, y estaba decidido a hacerlo bien. No recuerdo mi primer birdie, pero sí recuerdo mi primer eagle, en el campo de golf Breckenridge Park, el antiguo sitio del Abierto de Texas en San Antonio. Tengo en mi memoria cada detalle.

Uno de los principales desafíos en el golf es «remontar» de haber pegado a la par en el hoyo anterior. A menudo escuchamos a locutores de TV de golf hablar sobre jugadores que se recuperan de un bogey (uno sobre par) cuando reciben un birdie (uno bajo par) en el siguiente hoyo. En estos días, los rebotes para mí están más en la línea de conseguir un par después de varios bogeys seguidos, ya que mi juego de golf ha sufrido con la edad. Debido a que todavía me encanta el juego, y remontar todavía proporciona sentimientos de euforia.

Puede que no todos seamos golfistas, pero todos podemos apreciar la necesidad de recuperarse, incluso si nunca tomamos un palo de golf. He experimentado esto en los negocios durante los últimos 30 años; es probable que todos lo tengamos. Nos entrevistamos para un trabajo con gran anticipación, pero alguien más es contratado. Después de años de arduo trabajo, creemos que nos merecemos una promoción muy deseada, pero en su lugar se elige un colega. Invertimos muchas horas en cultivar un cliente importante, seguro de hacer una gran venta, pero escoge ir con un competidor.

Las experiencias de la vida personal también requieren una mentalidad de recuperación. Ya sea una crisis de salud o luchas financieras, dificultades dentro de la familia o emergencias inesperadas y costosas, todos aprendemos la importancia de poder recuperarnos de la adversidad. No siempre ha sido fácil, pero ocasiones como estas han demostrado ser memorables y significativas para mí, lecciones importantes para aprender a perseverar. Especialmente si no hemos hecho nada para merecer la posición negativa en la que bien podemos encontrarnos.

A medida que leemos la Biblia buscando aplicar sus enseñanzas ante las oportunidades y luchas cotidianas del mercado, descubrimos que los primeros seguidores de Jesucristo aprendieron mucho sobre cómo recuperarse de las adversidades y las dificultades. Los discípulos de Jesús, los más cercanos a él durante su ministerio terrenal, pasaron por muchas pruebas. La mayoría de ellos murieron como mártires y, sin embargo, su fe les permitió perseverar por Cristo hasta su último aliento.

Encontramos un ejemplo clásico en las palabras de Pablo en su carta a la antigua iglesia de Filipos. Él escribió: «Tengo la plena seguridad y la esperanza que jamás seré avergonzado, sino que seguiré actuando con valor por Cristo, como lo he hecho en el pasado. Y confío en que mi vida dará honor a Cristo, sea que yo viva o muera. Pues, para mí, vivir significa vivir para Cristo y morir es aún mejor. Pero si vivo, puedo realizar más labor fructífera para Cristo. Así que realmente no sé qué es mejor. Estoy dividido entre dos deseos: quisiera partir y estar con Cristo, lo cual sería mucho mejor para mí; pero por el bien de ustedes, es mejor que siga viviendo» [Filipenses 1:20-24 NTV].

Esto es lo que creo que Dios desea de nosotros. No busca necesariamente mártires, sino seguidores devotos dispuestos a colocarlo a Él y a otros por delante de sus propias necesidades. Él quiere que nos recuperemos de cualquier desarrollo negativo que nuestro enemigo espiritual nos arroje y que seamos fieles hasta el final.

Jim Lange ha estado en los negocios por más de 30 años y es Presidente de Cinco Pies Veinte, que tiene por objeto ayudar a las personas a ser más de lo que Dios les hizo ser a través de grupos de entrenamiento y de mesa redonda para los líderes empresariales. Sus escritos incluyen Calmar la tormenta dentro: ¿Cómo encontrar la paz en este mundo caótico’ y Primeros auxilios  Bíblicos para líderes.

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, presidente
2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ U.S.A.

TEL .: 520-334-1114 ▪ E-MAIL: mmanna@cbmcint.org

Sitio Web: www.cbmcint.org

Por favor, dirija cualquier petición en ingles o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.