Eligiendo servir en vez de ser servido

Por Ken Korkow

Hace años, el término «liderazgo de servicio» adquirió importancia en los círculos comerciales y profesionales. Para algunos parecía una contradicción en los términos, lo que los gramáticos llaman un «oxímoron». Los líderes son los que se supone deben ser atendidos, ¿verdad? Sin embargo, escritores como Robert K. Greenleaf y otros, insistieron en el hecho de que los mejores líderes logran el máximo al servir a quienes lideran. Incluso fundó el Greenleaf Center for Servant Leadership [Centro de Liderazgo de Sevicio Greenleaf] para avanzar en esa filosofía.

El liderazgo de servicio es un concepto que también encontramos en la Biblia, modelado principalmente por Jesucristo, quien declaró: «Yo, el Hijo del hombre, soy así. No vine a este mundo para que me sirvan, sino para servir a los demás. Vine para liberar a la gente que es esclava del pecado, y para lograrlo pagaré con mi vida» [Marcos 10:45 TLA]. Él, justo antes había dicho: «y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos» [Marcos 10:44 RVR].

Solo hay un problema con esto, sé que Dios quiere que sea un sirviente, pero no me gusta que me traten como tal. Una parte de mí quiere que la gente vea mis actos de servicio y piense o diga: «Dios mío, ¿no es acaso éste un hombre maravilloso». Desafortunadamente, un verdadero servidor no se nota; a menudo él o ella son ignorados. Un verdadero servidor de Cristo sólo desea servir y ver a su maestro exaltado, sin pensar en sí mismo, sin reconocer o recibir el crédito. Sabrá lo que es ser un sirviente, cuando comprenda lo que el autor Henry Blackaby escribió al respecto. Él lo dice mucho mejor que yo, así que lo cito textual:

«”Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve” [Lucas 22:27 RVR].

»La medida de la grandeza en el reino de Dios difiere enormemente de la del mundo. Nuestra sociedad idolatra a los ricos, poderosos, bellos y atléticos. Incluso hacemos famosos a aquellos que descaradamente hacen alarde de su inmoralidad. El mundo dice que es degradante servir a los demás. Sin embargo, el reino de Dios rechaza por completo la escala de valores del mundo, otorgando el mayor honor a quien más sirve. La persona que sirve desinteresadamente, amorosamente, sin quejas y sin buscar reconocimiento es muy respetada en el reino de Dios.

»Cuando Jesús y sus seguidores entraron al aposento alto, los discípulos buscaron un lugar prominente para sentarse; Jesús buscó un lugar para servir. Mientras esperaban torpemente para ser atendidos, Jesús tomó una toalla y un recipiente con agua y les lavó los pies (ver Juan 13). A los cristianos nos gusta referirnos a nosotros mismos como sirvientes, ¡pero rara vez nos contentamos con ser tratados como sirvientes! Estamos tentados a adoptar una evaluación de importancia tal como la cultura lo hace. Pero cuando miramos a Jesús como nuestro modelo, vemos que se necesita un carácter mucho más noble para servir que para ser servido.

»El mundo calculará su importancia por la cantidad de personas que lo atiendan. Dios está más preocupado con la cantidad de personas a las que usted sirve. Si lucha con la idea de ser un sirviente, es posible que su corazón se haya alejado del corazón de Dios. Pídale a Jesús que le enseñe desinterés y que le dé la fuerza para seguir su ejemplo. Esté atento a la invitación de Jesús para unirse a Él en el servicio a los demás. Esa invitación vendrá».

¿Quiénes son las personas a las que lidera? ¿O personas en su esfera de influencia, incluso compañeros de trabajo? ¿Cómo podría exhibir un verdadero liderazgo, un liderazgo de servicio, sirviéndoles, demostrando cuán importantes son y poniéndolos a ellos y a sus necesidades primero, incluso antes que a las suyas?

NOTA: Si tiene una Biblia y le gustaría repasar algunos otros pasajes que se relacionan a este tema, considere los versos siguientes: Mateo 8:20, 20:20-28; Lucas 22:27; 2 Corintios 8:9; Filipenses 2:3-4,7

Ken Korkow vive en Omaha, Nebraska, EE.UU., donde él sirve como un director de área para CBMC. Adaptado del “Fax de Vida” una columna que escribe cada semana. Usado con permiso.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.