El negocio de lo desquebrajado

Por Robert J. Tamasy

¿Normalmente qué hace cuando algo se descompone o rompe, como un teléfono inteligente, un reloj, un bolígrafo o incluso un automóvil? ¿Intenta repararlo? ¿Lo desecha? ¿O trata de encontrar un reemplazo? Esas son las respuestas comunes, pero recientemente estuve leyendo sobre una mejor manera de reparar posesiones más preciadas, haciéndolas más valiosas.

¿Ha oído hablar de Kintsugi? También llamado Kintsukuroi, significa «reparación de oro». Es un arte japonés con siglos de antigüedad usado para restaurar la cerámica rota con una laca espolvoreada o mezclada con metales preciosos, como el oro, la plata o el platino. Este proceso se basa en una filosofía que considera la rotura y la reparación como parte de la historia del objeto valorado, en lugar de algo para disfrazarse u olvidarse. En efecto, esto equivale a una celebración del quebrantamiento.

Esto me hizo pensar en los episodios de quebrantamiento que experimentamos a lo largo de este viaje que llamamos vida. No importa cuánto intentemos evitarlo, el fracaso es tan prominente en nuestras carreras como lo es el éxito: infructuosas entrevistas de trabajo buscando algo prometedor y que no funcionan. Promociones muy esperadas que nunca vienen. Los negocios bien concebidos que no tienen éxito. Los contratos de venta no finalizados. Los empresarios tienen que declararse en bancarrota, a veces más de una vez, cuando los riesgos no son recompensados.

¿Qué pasaría si, en lugar de tratar de ignorar u ocultar tales fracasos y tiempos rotos, les brindáramos el tratamiento Kintsugi, viendo las experiencias negativas como oportunidades de crecimiento, para perseverar hasta lograr el éxito?

El quebrantamiento también puede servir para propósitos valiosos en nuestras vidas personales. De hecho, la Biblia nos enseña que Dios lo usa para convertirnos en los hombres y mujeres que Él desea que seamos. El Salmo 51:17 dice: «El sacrificio que sí deseas es un espíritu quebrantado; tú no rechazarás un corazón arrepentido y quebrantado, oh Dios» [RVR]. ¿Por qué es esto? Veamos otros pasajes de las Escrituras para encontrar una respuesta:

El quebrantamiento desarrolla la necesaria humildad. El éxito tiene la tendencia a hacernos sentir inflados, llenos de orgullo y pensando más en nosotros mismos de lo que deberíamos. «Porque así ha dicho el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es santo: “Yo habito en las alturas, en santidad, pero también doy vida a los de espíritu humilde y quebrantado, y a los quebrantados de corazón”» [Isaías 57:15 RVC].

El quebrantamiento hace que nuestros corazones vuelvan al camino correcto. A veces nuestras acciones externas parecen correctas, pero en el fondo nos damos cuenta de que se basan en motivos equivocados. Estar quebrantado puede hacer que volvamos a examinar no solo lo que hacemos, sino también la razón por la que lo estamos haciendo. «¿Qué es lo que más le agrada al Señor: tus ofrendas quemadas y sacrificios, o que obedezcas a su voz? ¡Escucha! La obediencia es mejor que el sacrificio, y la sumisión es mejor que ofrecer la grasa de carneros»  [1 Samuel 15:22 NTV].

El quebrantamiento puede volver nuestros ojos a Dios. Cuando las cosas nos van bien, tanto a nivel profesional como personal, podemos sentirnos tentados a olvidar nuestra confianza en Dios. «¡Arrepiéntanse y vuelvan a mí, pero háganlo de todo corazón, y no sólo de palabra! Yo soy tierno y bondadoso, y no me enojo fácilmente; yo los amo mucho y estoy dispuesto a perdonarlos» [Joel 2:13 TLA].

El quebrantamiento nos ayuda a aprender a ser dependientes. El mundo empresarial y profesional a menudo promueve una actitud de «Yo puedo hacer esto solo». Experimentar el quebrantamiento puede llevarnos al final de nuestra confianza en la autosuficiencia. Jesús declaró: «Yo soy la vid y ustedes son las ramas. El que permanece en mí, como yo en él, dará mucho fruto; separados de mí no pueden ustedes hacer nada» [Juan 15:5 NVI].

© 2019. Robert J. Tamasy ha escrito Business at Its Best: Timeless Wisdom from Proverbs for Today’s Workplace; Tufting Legacies; fue coautor de David A. Stoddard, The Heart of Mentoring, y editó muchos otros libros, incluido Advancing Through Adversity de Mike Landry. El sitio web de Bob es www.bobtamasy-readywriterink.com , y su blog bisemanal es: www.bobtamasy.blogspot.com.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.