Dando gracias por todo

Por Robert J. Tamasy

Tradicionalmente, la celebración del Día de Acción de Gracias en los Estados Unidos tiene lugar el cuarto jueves de noviembre. Eso significa que este año se celebra el 22 de noviembre. Esto implica dos cosas: la llamada «temporada de Navidad», que se extiende desde el Día de Acción de Gracias hasta el día de Navidad, tendrá la duración máxima; y el feriado formal nos da una ventaja al considerar aquellas cosas por las cuales debemos sentirnos y expresar nuestro agradecimiento.

En general, tendemos a centrarnos en las cosas agradables que hemos experimentado: buena salud; eventos felices como una boda, tener un hijo, encontrar un nuevo trabajo o recibir un ascenso, mudarse a un nuevo hogar; pagar nuestras cuentas y tener algo de dinero sobrante. Probablemente pueda pensar en otros aspectos positivos del año transcurrido: nuestras «bendiciones». Todas merecen nuestras expresiones de agradecimiento.

Pero, ¿qué hay de esas cosas que no percibimos como «buenas»: contratiempos comerciales o profesionales, problemas financieros, problemas de salud, discordia dentro de nuestras familias o dificultades similares? El año pasado tuvo desastres naturales, y tal vez usted o alguien que usted conoce fue víctima de uno de ellos. ¿Cómo debemos responder con respecto a eso? ¿Cómo podemos «dar gracias» por los tiempos difíciles?

A menudo escuchamos que las personas preguntan cosas como: «¿Por qué les pasan cosas malas a las personas buenas?». Y esa es una pregunta muy relevante, que muchos artículos y libros han abordado. Respuestas simplistas y lugares comunes no proporcionan respuestas satisfactorias. Y sin embargo, para aquellos de nosotros que seguimos a Jesucristo, no encontramos ninguna advertencia que sugiera que limitemos los tiempos de acción de gracias sólo a experiencias placenteras.

Mientras nos preparamos para el Día de Acción de Gracias a fines de esta semana, o cada vez que se celebre un evento similar en el lugar donde usted vive, podría ser útil considerar lo que la Biblia enseña acerca del dar gracias:

Dé gracias sin excepciones. A veces podríamos sentirnos tentados a pensar: «De acuerdo, estaré agradecido cuando las cosas buenas se presenten en mi camino. ¡Pero, no esperen que esté agradecido por las dificultades!». En las Escrituras, Dios no da más bien esta opción. «Estén siempre alegres. Nunca dejen de orar. Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús» [1 Tesalonicenses 5:16-18 NTV].

Eche un vistazo difícil a los tiempos difíciles. ¿Por qué Dios espera que le expresemos gracias, incluso en tiempos de lucha? Porque si los consideramos con honestidad, podemos darnos cuenta de que a menudo son los momentos en que más crecemos y nos desarrollamos, personal, profesional y espiritualmente. «Amados hermanos, cuando tengan que enfrentar cualquier tipo de problemas, considérenlo como un tiempo para alegrarse mucho porque ustedes saben que, siempre que se pone a prueba la fe, la constancia tiene una oportunidad para desarrollarse. Así que dejen que crezca, pues una vez que su constancia se haya desarrollado plenamente, serán perfectos y completos, y no les faltará nada» [Santiago 1:2-4 NTV].

Los juicios separan lo genuino de lo falso. Una forma en que podemos demostrar que poseemos ciertas habilidades es llevándolas a la acción. De manera similar, la forma en que respondemos a los momentos difíciles —incluida nuestra voluntad de estar agradecidos por ellos— revela la autenticidad de nuestra fe y confianza en Dios. «Esto es para ustedes motivo de gran alegría, a pesar de que hasta ahora han tenido que sufrir diversas pruebas por un tiempo. El oro, aunque perecedero, se acrisola al fuego. Así también la fe de ustedes, que vale mucho más que el oro, al ser acrisolada por las pruebas demostrará que es digna de aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo se revele» [1 Pedro 1:6-7 NVI].

© 2018. Robert J.Tamasy ha escrito Business at Its Best: Timeless Wisdom from Proverbs for Today’s Workplace; TuftingLegacies; fue coautor de David A. Stoddard, The Heart of Mentoring, y editó muchos otros libros, incluido Advancing Through Adversity de MikeLandry. El sitio web de Bob es www.bobtamasy-readywriterink.com , y su blog bisemanal es: www.bobtamasy.blogspot.com.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.