¡Cómo cambiar el trabajo rutinario en un “momento espectacular”!

Por Robert J. Tamasy

Según estudios, la mayoría de las personas, van a su jornada laboral con mismo entusiasmo de alguien que mira a la pared. Para ellos, las palabras «trabajo» y «mal necesario» son sinónimos. ¿Pero es así como debería de ser?

Recientemente leí un artículo sobre un trabajador llamado Fred, un cajero de una tienda de comestibles. Comprar artículos en la caja de Fred es una experiencia deslumbrante, algo que muchos compradores anticipan con gran entusiasmo. Porque cuando alguien compra comestibles en la caja registradora de Fred, se convierte en lo que algunos observadores llaman «hora del espectáculo».

El artículo de Adam Holz en Our Daily Bread informa que Fred es «increíblemente rápido, siempre tiene una gran sonrisa e incluso baila (¡y algunas veces canta!). A medida que acrobáticamente empaca las compras en bolsas irrompibles. Lo que lo distingue es el entusiasmo que tiene por su trabajo. Todos tenemos cajeros experimentados que apenas sofocan un bostezo mientras escanean nuestras compras, pero la alegría contagiosa de Fred puede transformar las experiencias de compras comunes en toda una aventura.

He oído hablar de otros trabajadores excepcionales que han decidido transformar el trabajo ordinario en un evento encantador. Me viene a la mente una mujer en uno de nuestros hospitales locales. Ella saluda a los pacientes con cáncer cuando llegan a la puerta de la clínica, preparados para un examen médico o un tratamiento de quimioterapia. Con una sonrisa brillante y un saludo enérgico, esta recepción busca cambiar el sombrío estado de ánimo de un paciente en optimismo y expectativa.

Lamentablemente, estos trabajadores son notables porque son muy escasos. Podían cumplir metódicamente sus responsabilidades y nadie se quejaría. Pero han resuelto convertir su trabajo en experiencias felices, elevando no solo su propio espíritu sino también el de todos los que conocen. Para aquellos de nosotros que seguimos a Jesucristo, esta también debe ser nuestra meta en el lugar de trabajo, como lo indican estos versículos:

¿A quién estás sirviendo? Debemos tener en cuenta que, en última instancia, no es un jefe humano o un cliente al que debemos complacer. «Todo lo que hagan, háganlo de buena gana, como si estuvieran sirviendo al Señor Jesucristo y no a la gente» [Colosenses 3:23 TLA].

¿A quién estás representando? Nuestras acciones, así como nuestras actitudes, sirven como un reflejo de Dios, cuyo deseo es trabajar en nosotros y a través de nosotros. Si queremos atraer a otros hacia Él, ellos también deberían encontrar algo atractivo en nosotros. «Así que somos embajadores de Cristo; Dios hace su llamado por medio de nosotros. Hablamos en nombre de Cristo cuando les rogamos: “¡Vuelvan a Dios!”» [2 Corintios 5:20 NTV].

¿Por qué estás trabajando? El sabio rey Salomón usó su riqueza y poder para probar todo lo que la vida tenía para ofrecer. Esta fue su conclusión: «Nada hay mejor para el hombre que comer y beber, y llegar a disfrutar de sus afanes. He visto que también esto proviene de Dios» [Eclesiastés 2:24 NVI].

¿No sería maravilloso si las personas estuvieran tan ansiosas de trabajar con nosotros como lo están por pasar a la caja de Fred?

© 2019. Robert J. Tamasy ha escrito Business at Its Best: Timeless Wisdom from Proverbs for Today’s Workplace; Tufting Legacies; fue coautor de David A. Stoddard, The Heart of Mentoring, y editó muchos otros libros, incluido Advancing Through Adversity de Mike Landry. El sitio web de Bob es www.bobtamasy-readywriterink.com , y su blog bisemanal es: www.bobtamasy.blogspot.com .

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, presidente
2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ U.S.A.

TEL .: 520-334-1114 ▪ E-MAIL: mmanna@cbmcint.org

Sitio Web: www.cbmcint.org Por favor, dirija cualquier petición en ingles o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.