Capitalizando los momentos grandiosos

Por Jim Langley

Analizando retrospectivamente su vida, ¿cuáles han sido los momentos grandiosos, aquellos en que —para bien o para mal— su vida cambió para siempre? Ya sea el haber perdido un trabajo, o encontrar el trabajo de sus sueños. O determinar el momento de dejar de ser un «empleado» y comenzar su propio negocio. O quizá casarse o de tener hijos.

Uso el término «momentos grandiosos o monumentales» debido a los numerosos ejemplos en el Antiguo Testamento de la Biblia en los cuales Dios instruyó a su pueblo a que hiciesen construcciones para que sirvieran como memoriales, recordatorios para las generaciones futuras de su bondad y amor por su pueblo. Esto llevó a los israelitas a «nunca olvidar» lo que el Señor había hecho en sus vidas.

A lo largo de mi vida y mi carrera, Dios me ha llevado a través de una variedad de experiencias inolvidables y que han cambiado mi vida y que merecen monumentos, al menos en mi mente. Hay incluso algunos muy recientes, mi mente se dirige rápidamente a «monumentos» específicos en lo que respecta a mi combate contra el cáncer.

Todo comenzó con la preocupación de mi médico por un PSA elevado (antígeno prostático específico) en la primavera de 2017. Mi PSA se había incrementado en un 50 por ciento desde mi último análisis de laboratorio dos años antes. Incluso después de reunirme con un urólogo para consultar, no estaba preparado para simplemente aceptar que tenía cáncer de próstata.

Antes de soportar los rigores de una biopsia, pregunté qué otros pasos preliminares estaban disponibles. El urólogo recomendó una prueba que mide el riesgo hipotético de cáncer. La puntuación de ese extenso análisis de sangre mostró que la biopsia era realmente apropiada. Los resultados mostraron que necesitaba abordar la eliminación del cáncer de mi cuerpo.

El urólogo sugirió la extracción quirúrgica de la próstata para evitar que el cáncer se propague a otros órganos. Sin embargo, primero decidí explorar todos los métodos alternativos. Uno de mis clientes de seguros había pasado por un tratamiento innovador para el cáncer de próstata unos años antes y había estado libre de la enfermedad durante los últimos cinco años, por lo que parecía una opción prometedora. En ese momento, el procedimiento no estaba disponible en los EE.UU., pero en el momento de mi diagnóstico, el urólogo de mi cliente había comenzado a realizar el tratamiento innovador de HIFU a nivel local.

Sin embargo, después de una consulta inicial, aunque califiqué para el procedimiento, los costos parecían prohibitivos. Mientras oraba, no sentía paz acerca de continuar. Luego conocí a otra persona que recientemente había lidiado con el cáncer de próstata. Lo habían aceptado en un estudio de salud patrocinado por el gobierno y se había sometido con éxito al tratamiento HIFU. Investigué esa posibilidad, pero varias pruebas revelaron que mi condición no cumplía con los parámetros para el estudio de dos años que cubriría mis gastos.

Luego me recomendaron el urólogo que realizó el procedimiento HIFU para el estudio. Después de reunirse conmigo, me recomendó la crioterapia, un procedimiento mínimamente invasivo que sintió que sería mejor para mi condición. Lo mejor de todo fue que: ¡mi seguro de salud cubriría casi todos los costos!

Cuando me desperté una hora después del procedimiento, llamado «crioablación», estaba eufórico de saber que el procedimiento había ido muy bien. Durante los últimos 18 meses había experimentado un momento grandioso tras otro. Siendo un hombre de negocios dedicado a seguir a Cristo, continuamente había orado por sabiduría para lidiar con el diagnóstico devastador, explorar opciones y el tratamiento posterior. Proverbios 3: 5-6 nos dice: «Confía en el Señor de todo corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él enderezará tus sendas». Él realmente me guió en formas que no podría haber anticipado. Algo que nunca olvidaré.

Las personas de negocios suelen analizar alternativas y costos asociados antes de tomar decisiones clave. Como seguidores de Cristo, también necesitamos un análisis sobrenatural para asegurarnos de que estamos en la voluntad de Dios y en Su camino designado. Mientras permanecemos fieles al Señor en nuestros respectivos viajes, podemos darle la gloria a Él por los resultados.

© 2019, todos los derechos reservados. Jim Langley lleva más de 30 años escribiendo mientras trabaja como agente de seguros de vida y salud. En los últimos años, su pasión se ha centrado en escribir sobre su relación con Dios. Su objetivo es animar a otros a acercarse a Él también. Miembro de CBMC desde hace mucho tiempo, comenzó a escribir “Estrategias del cuarto trimestre” en 2014.

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, presidente
2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ U.S.A.

TEL .: 520-334-1114 ▪ E-MAIL: mmanna@cbmcint.org

Sitio Web: www.cbmcint.org

Por favor, dirija cualquier petición en ingles o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.orgC

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.