Para ser un buen líder, sé un buen aprendiz

Por Robert J. Tamasy

El liderazgo nos ofrece grandes oportunidades. Muchos líderes consideran sus roles como un gran privilegio. Pero el liderazgo también presenta importantes desafíos, no solo al guiar eficazmente a los demás, sino también para evitar las trampas que han acosado a las personas en puestos de eminencia a lo largo de la historia.

Por ejemplo, las posiciones de liderazgo pueden inflar el ego. Esta es una razón por la que leemos esta advertencia del apóstol Pablo, siendo él mismo un líder bien establecido: «Por la gracia que se me ha dado, les digo a todos ustedes: Nadie tenga un concepto de sí más alto que el que debe tener, sino más bien piense de sí mismo con moderación, según la medida de fe que Dios le haya dado» [Romanos 12:3 NVI].

Una manera en que pensamos más en nosotros mismos de lo que deberíamos, es actuar suponiendo de que sabemos todo, al menos más que todos los que dirigimos o administramos. Tememos que si admitimos que no tenemos todas las respuestas, los subordinados pueden pensar mal de nosotros, o incluso cuestionar nuestra autoridad.

Sin embargo, uno de los rasgos entrañables de los buenos líderes es la voluntad de reconocer que todavía tienen mucho que aprender. De hecho, la apertura para aprender de quienes dependen de ellos puede permitirles a los líderes demostrar cuánto valoran a su personal. Un buen líder se esfuerza por seguir siendo un buen aprendiz. Muchas de mis mejores lecciones en el lugar de trabajo provienen de personas que contraté y dirigí.

Encontramos que los buenos líderes son buenos aprendices, un principio ejemplificado por Jesucristo, a quien la Biblia describe como completamente Dios y completamente hombre. Como Dios en la carne, no le faltó conocimiento. Sin embargo, mostró a sus seguidores la voluntad de aprender de ellos. Por ejemplo, Jesús preguntó a Sus discípulos: «¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?» [Mateo 16:13 RVR].

No necesitaba hacer esta pregunta, pero estaba ansioso por escuchar lo que sus seguidores tenían que decir. Previsiblemente, ofrecieron una variedad de respuestas. Entonces Jesús hizo una segunda pregunta: «¿Pero qué hay de ustedes? ¿Quién dicen que soy?» [ver versículo 15]. Uno de ellos, Pedro, pronto respondió: «Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente» [Versículo 16]. Jesús no sólo quería saber sus respuestas, sino también quería animarles a pensar sobre la cuestión más importante de todos los tiempos.

Lo mismo se aplica al ámbito del lugar de trabajo. Independientemente de la empresa en la que participemos, la verdad de que los buenos líderes son buenos aprendices, la fórmula líder-aprendiz, nunca falla. De hecho, es atemporal. La Biblia da mucha información sobre esto, incluido el libro de Proverbios. Aquí hay solo dos ejemplos:

Mantener una actitud abierta para aprender cosas nuevas. Se ha dicho: «Ninguno de nosotros es tan inteligente como todos nosotros». Puede requerir humildad el reconocerlo, pero cada uno puede aprender de personas incluso en los niveles profesionales más bajos. Otros pueden dar perspectivas y enfoques que quizás no hayamos considerado. «Aplica tu corazón a la enseñanza, y tus oídos a las palabras de sabiduría» [Proverbios 23:12 RVR].

Ir en pos de la verdad y la comprensión. Los seguidores de Jesucristo oran por sabiduría y guía de Dios. A menudo Él la proporciona a través de otras personas. Somos sabios al considerar lo que están pensando antes de tomar decisiones clave. «Adquiere la verdad y nunca la vendas; consigue también sabiduría, disciplina y buen juicio» [Proverbios 23:23 NTV].

 

© 2018. Robert J. Tamasy ha escrito Business at Its Best: Timeless Wisdom from Proverbs for Today’s Workplace; Tufting Legacies; fue coautor de David A. Stoddard, The Heart of Mentoring, y editó muchos otros libros, incluido Advancing Through Adversity de Mike Landry. El sitio web de Bob es www.bobtamasy-readywriterink.com , y su blog bisemanal es: www.bobtamasy.blogspot.com .

 

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, presidente
2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ U.S.A.

TEL .: 520-334-1114 ▪ E-MAIL: mmanna@cbmcint.org

Sitio Web: www.cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.