Aquí estoy. ¡Envíame!

Por Robert J. Tamasy

¿Alguna vez ha hecho mucho trabajo voluntario? Muchos de nosotros podríamos pensar que todo lo que debemos de hacer es cumplir con nuestras responsabilidades laborales habituales. Sin embargo, cada semana millones de personas trabajan como voluntarios en una gran variedad de formas. Si no fuera por ellos, muchas cosas importantes nunca se harían.

Los voluntarios brindan servicios vitales, como ayudar a los maestros en las escuelas, ayudar a las personas que están confinadas en su hogar debido a una enfermedad o discapacidad, asistencia en orfanatos, proporcionar cuidado de crianza para los niños, apoyo a las agencias internacionales de socorro, atender las necesidades de los pobres y desvalidos, participar en viajes misioneros de corto plazo, respondiendo a desastres naturales, enseñar tanto a jóvenes como a adultos,  ayudar en el cuidar animales heridos y en peligro de extinción y mucho más. Organizaciones de caridad como el Ejército de Salvación han sido construidas por voluntarios.

Hace años, después de someterme a una cirugía a corazón abierto, me ofrecí como voluntario en un hospital local para visitar a pacientes que habían pasado por procedimientos similares para ofrecer aliento, compartir mis propias experiencias y dar sugerencias para su proceso de recuperación. Fue gratificante para mí, especialmente porque podía relacionarme con lo que estaban experimentando y sabía lo mucho que esas visitas habrían significado para mí.

Para aquellos de nosotros que seguimos a Jesucristo, el voluntariado es un privilegio. En el Antiguo Testamento, encontramos el ejemplo de alguien que reconoció la importancia de ser un voluntario. En Isaías 6: 8, leemos: «Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí». Dios aceptó su oferta, e Isaías se convirtió en un portavoz audaz para el Señor, llamando a la gente al arrepentimiento y ofreciendo seguridad espiritual a aquellos que buscaban conocerlo mejor.

Todas las personas que han estado involucradas con el CBMC de manera significativa entienden que depende en gran medida de los voluntarios. Se compone de personas profesionales y de negocios que dan voluntariamente su tiempo, energía y recursos para ayudar a otros, no solo con responsabilidades y desafíos en el lugar de trabajo, sino también para ayudarles a descubrir cómo se relacionan la verdad y los principios bíblicos con la vida diaria y el mundo empresarial.

El CBMC promueve el concepto de «embajadores del mercado», personas que ven su trabajo no sólo como medios de vida, sino también como oportunidades para representar a Jesús ante todos los que se encuentran. «Así que somos embajadores en nombre de Cristo, y como si Dios les rogara a ustedes por medio de nosotros, en nombre de Cristo les rogamos: “Reconcíliense con Dios”» [2 Corintios 5:20 RVC]. Es como Isaías declarando: « Heme aquí, envíame a mí».

¿A dónde van los embajadores? La Buena Nueva de Jesucristo no se limita a ciertos grupos de personas o segmentos de la sociedad. Debe ser comunicada de manera cuidadosa y fiel en cada continente, a cada nación, ciudad y pueblo. «Vayan por todos los países del mundo y anuncien las buenas noticias a todo el mundo» [Marcos 16:15 TLA].

¿Quiénes somos nosotros para servir? Los lugares de trabajo en todo el mundo consisten en personas que necesitan escuchar el mensaje de Cristo que transforma la vida. En el proceso, debemos servir como embajadores: representantes de Su voluntad. «Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones…» [Mateo 28:19 NTV].

¿Qué vamos a hacer? La misión no es simplemente transmitir información, sino ayudar a las personas a entender lo que significa seguir a Cristo, practicando y obedeciendo lo que Él enseñó. «… y enséñenles a obedecer los mandamientos que les he dado. De una cosa podrán estar seguros: Estaré con ustedes siempre, hasta el fin del mundo» [Mateo 28:20 NVI].

© 2019. Robert J. Tamasy ha escrito Business at Its Best: Timeless Wisdom from Proverbs for Today’s Workplace; Tufting Legacies; fue coautor de David A. Stoddard, The Heart of Mentoring, y editó muchos otros libros, incluido Advancing Through Adversity de Mike Landry. El sitio web de Bob es www.bobtamasy-readywriterink.com , y su blog bisemanal es: www.bobtamasy.blogspot.com .

CBMC INTERNACIONAL: Jim Firnstahl, presidente
2850 N. Swan Road, Suite 160▪ Tucson, Arizona 85712 ▪ U.S.A.

TEL .: 520-334-1114 ▪ E-MAIL: mmanna@cbmcint.org

Sitio Web: www.cbmcint.org Por favor, dirija cualquier petición en ingles o cambio de dirección a: jmarple@cbmcint.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS .
  • Finalidad Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Su consentimiento.
  • Destinatarios ASOCIACION EVANGELICA GRUPOS BIBLICOS UNIDOS.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en el Aviso Legal.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.